Feudalismo, machismo y riqueza: quién es José Alperovich, el caudillo tucumano acusado de violar a una sobrina

Alperovich fue gobernador de Tucumán durante 12 años y actualmente es senador
Alperovich fue gobernador de Tucumán durante 12 años y actualmente es senador Fuente: Archivo
Nicolás Balinotti
(0)
22 de noviembre de 2019  • 16:00

José Jorge Alperovich tuvo en un puño a la provincia de Tucumán durante 12 años. En sus tres mandatos como gobernador apiló antecedentes que metaforizaron lo peor del feudalismo, desde la colonización de la justicia y un gran número de medios de comunicación hasta hacer del nepotismo una política de Estado. Hoy es protagonista de un escándalo: fue denunciado penalmente por una sobrina por violación.

Hace seis meses intentó volver, pero esta vez el voto popular no lo acompañó. Sin el aparato clientelar le fue imposible. Finalizó cuarto, incluso detrás de Ricardo Bussi, el hijo del represor muerto. Una ironía: fue Alperovich el mentor de Juan Manzur, el actual mandatario provincial que fue dos veces vicegobernador del ahora senador nacional denunciado por violación.

Casado con Beatriz Rojkés, padre de cuatro hijos y abuelo, Alperovich es senador nacional y se mantiene alineado al kirchnersimo. Su mandato vence en 2021. Blindado por los fueros parlamentarios, imaginar un eventual desafuero es aún improbable. Pero en caso de ser removido, la banca quedaría para Marieta Urueña Russo, una dirigente de La Cámpora vinculada al gremio judicial Sitraju. Una curiosidad: Urueña Russo es secretaria de género del sindicato y es una activa militante feminista.

Empresario de buen pasar, Alperovich dio sus primeros pasos en la política de la mano del radicalismo. Camaleónico, de ser legislador provincial por la UCR se cruzó al peronismo. Fue ministro de Economía de Julio Miranda, el gobernador en cuyo mandato se expuso la pobreza como nunca con la desnutrición infantil. Alperovich fue luego senador nacional y en 2003, finalmente, dio el salto a la gobernación. Sin otra reelección posible, en 2015 regresó al Senado, donde se muestra hasta hoy como un fiel aliado a Cristina Kirchner. En una de sus últimas visitas a Tucumán, la expresidenta visitó a Alperovich y a Betty Rojkés en su casa del Parque Guillermina. Una foto de aquel último encuentro decora el living de la mansión familiar donde habitó durante años el poder tucumano.

José Alperovich junto a su esposa, Beatriz Rojkés
José Alperovich junto a su esposa, Beatriz Rojkés Fuente: Archivo

Escándalos

No es la primera vez que Alperovich queda envuelto en un escándalo sexual. Siendo gobernador, se lo vinculó con un romance con una joven que había participado en el reality Gran Hermano. Hasta su esposa debió intervenir públicamente para silenciar las versiones.

En junio pasado, en plena campaña para intentar llegar otra vez a la gobernación, acosó en vivo a una periodista tucumana que lo entrevistaba. La repercusión del episodio habría sido determinante para su pobre performance electoral. A quienes frecuentan al matrimonio Alperovich Rojkés no les sorprendió ese elogio envuelto de violencia a la periodista Carolina Servetto, de La Gaceta (un medio al que nunca logró conquistar). Tampoco los comentarios machistas delante de su esposa, que suele soportarlos en un incómodo silencio.

A pesar de las denuncias, Alperovich y Rojkés se mantienen unidos. Al menos hasta antes de la denuncia revelada hoy. Ella abandonó la política y sigue de cerca la fortuna familiar, que se multiplicó desde que desembarcaron en el poder en 2003, según lo reflejan sus propias declaraciones de bienes. De tener una concesionaria de autos pasaron a administrar empresas constructoras, inmobiliarias y financieras. Se ampliaron a compañías productoras de soja, ganado y una exportadora citrícola. Son ricos. La historia del feudo y el caudillo es conocida. El final, sin embargo, es esta vez incierto.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.