Rechazo al "plan V": una carta para proteger la gobernabilidad de Macri, pero también a Vidal

Fuente: Archivo
Los estrategas de Pro apuestan a acentuar la polarización con Cristina y a la "micromilitancia"
Maia Jastreblansky
(0)
28 de abril de 2019  

La semana negra de los mercados le exhibió al Gobierno, como nunca antes, el vendaval que deberá surfear en los últimos siete meses de gestión. Pero también le permitió a Mauricio Macri confirmar cuál es la salida que le queda para incrementar sus chances electorales y, sobre todo, para terminar su mandato pisando firme.

En un escenario de pérdida de confianza, desde el laboratorio electoral de Pro buscarán "movilizar a los convencidos" para que persuadan sobre los "riesgos" que entraña Cristina Kirchner. Es decir, apostarán un pleno a la polarización.

Esta semana, en tanto, el Gobierno buscó clausurar el debate sobre el llamado "plan V", una arenga del "círculo rojo" para que sea María Eugenia Vidal, y no Macri, la candidata a la presidencia. Hasta ahora el Gobierno había desechado esa posibilidad alegando que la mesa chica del macrismo actúa como un equipo uniforme, en el que Macri tiene la última palabra. Y que, por lo tanto, esa alternativa escapaba a la lógica de Pro.

En los pasillos de la Casa Rosada, sin embargo, en los últimos días circuló otro argumento, vinculado a la gobernabilidad: si Macri se bajara, su figura quedaría muy débil hasta diciembre y Vidal, como candidata, quedaría expuesta a los azotes de la macroeconomía.

"La pavada del plan V le hace mal a la gestión. No es realista pensar que Macri se baja de la candidatura y se termina la inestabilidad, todo lo contrario. El candidato es Macri porque si no se cae todo, incluso la figura de Vidal", resumió un estrecho colaborador del Presidente a LA NACION.

Y agregó: "Macri actúa como pararrayos de Vidal, porque hoy el responsable de las turbulencias macroeconómicas es él. Con lo cual, subir a la gobernadora es dañarla".

En la Casa Rosada quedaron ofuscados por el favoritismo que una parte del empresariado exhibió por Vidal en los últimos días. "Todo nos hace pensar que quieren esmerilar la gestión", dijeron en Balcarce 50.

El martes, en el almuerzo del Consejo Interamericano de Comercio y Producción (Cicyp), el presidente de la Copal, Daniel Funes de Rioja, se dirigió a Vidal -invitada especial del convite- y le dijo: "Esta comunidad empresarial, que hoy está muy ansiosa de escucharla, está pensando en esa Argentina con la que usted sueña". El empresario del café Martín Cabrales dijo creer que "hasta que se cierren las listas, el 22 de junio, no se va a definir nada". Ambos se habían reunido con Macri el lunes, para reafirmar el "pacto de caballeros" por los Precios Esenciales.

En La Plata, a pesar de las sonrisas que sacó el clamor empresario, enseguida trabajaron en ahuyentar los fantasmas y decidieron que Vidal no viajara a Córdoba. Implicaba "nacionalizarla" en un momento delicado. "Iba a alimentar versiones de algo que hoy no existe", señalaron desde la gobernación a este medio.

Los convencidos, a la cancha

Vidal se va a mostrar con Macri una o dos veces por semana, mientras despliega su estrategia para reconquistar a los desencantados. "Hace un mes que hace reuniones con vecinos, hay que poner la cara", explicaron en La Plata.

La estrategia electoral de Macri, en cambio, se recostará sobre la polarización con Cristina. Según pudo reconstruir LA NACION, el laboratorio electoral de Pro apuesta a "movilizar a los convencidos de Cambiemos para que salgan a convencer". Micromilitancia M.

"Hay una espiral del silencio de muchas personas que lo último que quieren es que vuelva Cristina. Nosotros queremos romper eso haciendo que quienes nos apoyan a nosotros se activen", señaló un allegado a la mesa chica del Presidente. El equipo que lideran el jefe de Gabinete ,Marcos Peña; el asesor Jaime Durán Barba, y el publicista Joaquín Mollá aún medita cómo iniciar el operativo.

Peña dio una pista esta semana cuando dijo en una entrevista en el canal TN que "no solo hay que convencer, hay que invitar". El jefe de Gabinete viene diciéndole a su equipo que "el mejor predictivo de esta elección es lo que pasó en 2015".

En Pro saben que el juego es arriesgado, porque hoy las expectativas que generaba Cambiemos quedaron tapadas por la crisis económica. Además, en 2015, Macri ganó por un estrechísimo margen. Una tentación complicada por los números.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.