Resultados elecciones 2019: Alberto Fernández, tras el triunfo: "Nos dijeron 'no vuelven más', pero volvimos y vamos a ser mejores".

Alberto Fernández saluda en el bunker antes de su discurso
Alberto Fernández saluda en el bunker antes de su discurso Fuente: LA NACION - Crédito: Silvana Colombo
Hernán Cappiello
(0)
28 de octubre de 2019  • 03:31

Alberto Fernández, como presidente electo, ocupó el centro del escenario del búnker del Frente de Todos en el barrio de Chacarita, para decirles que desde el 10 de diciembre inaugurará una nueva etapa política. "Decían 'no vuelven más', pero una noche volvimos y vamos a ser mejores", festejó, pasadas las 23.

Le pidió al Gobierno que sea consciente de la necesidad de mantener un "diálogo" para asegurar una transición ordenada, dijo que "colaborará" y anticipó que se reunirá hoy con Mauricio Macri. La frase fue una respuesta del presidente electo a la invitación que le hizo Macri para desayunar.

"Mañana [por hoy], como dijo el presidente Macri, me reuniré con él y empezaremos a hablar del tiempo que queda y empezaremos a ver cómo transcurrimos el tiempo que nos queda, sabiendo que hasta el 10 de diciembre él es el Presidente", sostuvo.

Todavía el Banco Central no había anunciado el límite de US$200 para las compras mensuales de la moneda extranjera. Fernández tomó la palabra al final, luego de Axel Kicillof y de Cristina Kirchner, sobre el escenario invadido de los máximos dirigentes del Frente de Todos, incluidos Máximo Kirchner, Sergio Massa, Verónica Magario, Eduardo de Pedro, Estela Carlotto y, en un extremo, su pareja, Fabiola Yáñez.

El discurso completo de Alberto Fernández tras el triunfo

08:35
Video

Sus palabras duraron pocos minutos, en comparación con el tiempo que se tomaron Kicillof y Cristina Kirchner. Fernández dijo que va a colaborar con Macri, pero no cogobernar, y anticipó que iba a conversar para organizar el traspaso.

"Ojalá nuestros opositores sean conscientes de lo que nos han dejado y nos ayuden a reconstruir el país de las cenizas. Ojalá que ese compromiso de diálogo que nunca tuvieron ahora lo ejerzan. Ojalá que sean capaces de entender que la Argentina que viene necesita del esfuerzo y el compromiso de todos", dijo.

Y la escena se pareció a un minué, en el cual Cristina Kirchner lo reconoció como el nuevo presidente de los argentinos, como si fuera ella la que le pusiera la banda presidencial. Y ella, en su rol de expresidenta de dos mandatos constitucionales -tras pedirle permiso a Fernández-, le reclamó a Macri que tome las medidas necesarias para aliviar la situación económica hasta el 10 de diciembre. "Los presidentes somos presidentes desde que asumimos hasta que dejamos el mandato", le dijo, y pronosticó que llegar al 10 de diciembre "va a requerir el esfuerzo de todos".

Sus palabras fueron rematadas por la marcha peronista, cantada a viva voz varias veces. Su mensaje contrastó con el extenso de Kicillof, quien relató en detalle la herencia que dejará el gobierno de Macri.

La máxima preocupación de Fernández era el día después para la economía. Sus colaboradores, que anoche hablaron en el búnker con LA NACION, esperaban sus palabras, que iban a marcar el tono de aquí en adelante: proponer diálogo al Gobierno, hacerlo responsable de las medidas económicas a tomar, no cogobernar, pero recordarles que es su tarea mantener la estabilidad política y económica.

Tributo a Kirchner

Discurso completo de Cristina Kirchner tras el triunfo

11:30
Video

El lugar central en la musicalización política y la iconografía de la noche lo ocupó Néstor Kirchner. Cristina lo evocó en el aniversario de su muerte, que se cumplió ayer. Dijo que estaba triste siempre en estas fechas, pero que ayer estaba feliz por el triunfo peronista.

Fernández también lo evocó, agradecido: "Gracias, Néstor, donde quiera que estés, por lo que hiciste por nosotros", dijo. Y recordó que cuando Cristina Kirchner le propuso ser candidato, fue a Santa Cruz y visitó la tumba de Kirchner. La multitud atronó con "Néstor no se murió, Néstor no se murió".

Fernández reconoció a Roberto Lavagna, quien lo llamó para felicitarlo, acaso el prenuncio de un acercamiento.

Al calor de los miles de militantes que lo vivaban no hubo tiempo para reflexionar sobre la diferencia de puntos entre lo que efectivamente obtuvo Fernández y lo que preveía. De hecho, Felipe Solá salió a pronosticar un triunfo de dos dígitos, que anoche no se verificaba.

A la hora de levantar sus banderas políticas, Cristina y el propio Fernández relacionaron su triunfo en la Argentina con la victoria de Evo Morales en Bolivia y los disturbios en Chile. Cristina dijo que eran necesarios "nuevos modelos de inclusión". Fernández completó el mapa regional, al recordar al expresidente de Brasil Luiz Inacio Lula da Silva, preso por corrupción. "Lula libre", reclamó, a los gritos el mandatario electo. Y saludó al dirigente brasileño por su cumpleaños, que celebró ayer. El hijo de Lula estaba en el búnker para sumarse al festejo.

Fernández se confundió entre una variopinta concurrencia, que abarcaba a Gerardo Romano; el Chino Marcos Maidana (que robaba más selfies que el Chino Fernando Navarro); el expresidente español José Luis Rodríguez Zapatero y Gerardo Ferreyra, el empresario recién salido de la cárcel que estuvo preso por los cuadernos de la corrupción y que espera su juicio oral y público.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.