María Servini archivó una denuncia contra Romina Picolotti y cuestionó la figura del arrepentido

María Servini
María Servini Fuente: Archivo - Crédito: Soledad Aznarez
Es el segundo fallo de la jueza en el que critica el modo en que se registran las declaraciones de los imputados
Hernán Cappiello
(0)
10 de marzo de 2020  

La jueza federal María Servini archivó por "imposibilidad de proceder" una denuncia contra la exsecretaria de Ambiente de la Nación Romina Picolotti y otros imputados en una causa iniciada por los dichos de un empresario que declaró como "arrepentido" en la causa de los cuadernos de las coimas.

En su fallo, la jueza criticó la utilización de la ley que estableció la figura del "arrepentido", entendió que no establece detalladamente el mecanismo para registrar las declaraciones de los imputados colaboradores y hasta sugirió conformar una comisión de expertos que analice el modo de aplicación de la norma y dicte reglas generales para su aplicación.

Esta es la segunda vez que la magistrada carga contra la utilización de la figura del "arrepentido". En la primera ocasión sobreseyó a los jefes de La Cámpora Máximo Kirchner, Eduardo de Pedro y Andrés Larroque en una causa en la que se investigaban aportes ilegales a las campañas del kirchnerismo, una investigación surgida a partir de la causa de los cuadernos. El fallo de la jueza fue consecuencia del dictamen del fiscal Jorge Di Lello, que había destrozado la figura del arrepentido y pedido los sobreseimientos.

En este caso, la beneficiada fue la exsecretaria de medio Ambiente Romina Picolotti (2006-2008), quien llegó al gobierno de Néstor Kirchner de la mano del entonces jefe de Gabinete Alberto Fernández, actual presidente. La causa contra la exfuncionaria se había iniciado luego de la declaración del empresario Miguel Aznar, de la firma Decavial.

Aznar había declarado en la causa de los cuadernos que allegados a Picolotti le habían pedido sobornos para adjudicarle obras de ampliación de una planta depuradora de efluentes cloacales en La Matanza. El fallecido juez Claudio Bonadio usó parte de la información en su causa y del resto extrajo testimonios y mandó a sorteo para investigar el asunto de Picolotti.

La causa cayó en el juzgado de Servini. La jueza analizó las particularidades del caso y le pidió a la fiscalía que suscriba un nuevo acuerdo de colaboración que incluya la posibilidad de que aportar información a cambio de algún beneficio.

Pero, en el interín, los abogados de Aznar le hicieron saber que su cliente no iba a suscribir ningún acuerdo ni a declarar como arrepentido. Así las cosas la jueza archivó la causa ante una posible "autoincriminación" del empresario como arrepentido.

"El imputado nunca podría obtener beneficio alguno al autoincriminarse como lo hizo, por contrario, a raíz de ello se formó la presente causa que lo tiene como uno de sus principales imputados", analizó Servini en la resolución.

La jueza agregó que "no puede afirmarse en forma rotunda que la decisión de autoincriminarse con respecto a hechos concretos investigados en este legajo hubiera sido adoptada en forma plenamente libre". Es decir que sembró dudas acerca de cómo se produjo la declaración de Aznar ante Bonadio.

Además, Servini aludió a la "necesidad de integrar la ley del arrepentido en el proceso regulado por el Código Procesal Penal" y que "plantea que el fiscal interviniente debe llegar a un acuerdo de colaboración con el imputado y que éste debe aportar toda la información que posea con relación a los hechos que se le imputan y conexos".

La única vía establecida para aportar datos es la "declaración indagatoria donde no se le pide promesa de decir verdad", algo que "es incompatible con la ley del arrepentido, que establece una figura penal específica para este tipo de supuestos", señaló la jueza.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.