Sin Pablo Moyano, elevan a juicio la causa por irregularidades en Independiente

El fiscal Scalera espera el resultado de una pericia para definir la situación del número dos del gremio de los camioneros y vicepresidente del club
El fiscal Scalera espera el resultado de una pericia para definir la situación del número dos del gremio de los camioneros y vicepresidente del club Fuente: Télam
(0)
19 de julio de 2019  • 17:37

El fiscal adjunto de Lomas de Zamora, Sebastián Scalera, elevó a juicio oral la causa por irregularidades en el club Independiente que involucra tanto a directivos de la institución como a los barrabravas.

Se trata de una elevación a juicio parcial, ya que no incluye al sindicalista Pablo Moyano, acusado de liderar una asociación ilícita que defraudó al club Independiente, donde ejerce como vicepresidente.

El fiscal Scalera espera los resultados de una pericia sobre el material obtenido en los últimos allanamientos para avanzar con la elevación a juicio de Moyano, informaron a LA NACION fuentes judiciales. La medida demoraría, por lo menos, dos meses, agregaron las fuentes.

La elevación a juicio realizada por el fiscal sí incluye a otros imputados como el exdirigente de la Asociación del Futbol Argentino (AFA) Noray Nakis, los barras Pablo "Bebote" Álvarez y Roberto "Polaco" Petrov, y el dirigente Héctor "Yoyo" Maldonado, mano derecha de los Moyano en el club y en el sindicato de los camioneros.

La jueza Brenda Madrid, que quedó en lugar de Luis Carzoglio, procesó a los imputados y le otorgó tanto a Moyano como a "Bebote" Álvarez la calificación legal más alta al considerarlos los organizadores de la asociación ilícita que, entre otros delitos, defraudó a Independiente.

El fiscal Scalera presentó distintas pruebas sobre el fraude contra el club por la impresión oculta de entradas, las reventas avaladas por el club y reparto de tickets de "protocolo", entre otras irregularidades.

También la explotación de distintos negocios informales en las afueras del estadio, como la venta de alimentos y el dinero recaudado por los "trapitos" los días de partido. Los barras de Independiente, además, eran utilizados por los dirigentes para otros asuntos personales.

"¿Qué hacés, papi? Escuchame, ese lugar lo voy a comprar y quiero que seas socio mío en eso. ¿Entendés?", así hablaba Nakis, por entocnes vicepresidente de Independiente, ahora detenido con prisión domiciliaria. Su interlocutor en ese diálogo era Bebote Álvarez, jefe de la barra. Inmediatamente después, Nakis le proponía al barra que extorsionara a un empresario para quedarse con un hotel alojamiento en la localidad de Guernica.

Bebote Álvarez se convirtió en una piedra en el zapato para los Moyano y el resto de su banda cuando decidió declarar como arrepentido y hablar ante los medios de comunicación.

El barrabrava aseguró que los fondos que ingresaban al club por la venta de jugadores se movían en paraísos fiscales como Luxemburgo para generar ganancias financieras que no eran declaradas cuando ingresaban a las cuentas del club.

Bebote también denunció que para la construcción del nuevo estadio de Independiente, los Moyano contrataron a una constructora de la propia familia con sobreprecios.

Pero el momento más tenso que vivieron los Moyano en la causa fue cuando el fiscal Scalera pidió la detención de Pablo Moyano, una medida que finalmente no ejecutó el entonces juez Carzóglio, que semanas después fue cesado de su cargo por irregularidades en distintos procesos.

Carzoglio denunció presiones de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) y desde el Gobierno admitieron que dos agentes de ese organismo se reunieron con Carzóglio durante el proceso.

Por otro lado, el fiscal Scalera aportó pruebas que demuestran que tanto Hugo como Pablo Moyano y Carzoglio frecuentaron la zona sur de la Ciudad cuando el caso estaba en marcha, según la activación de las antenas que registraron sus teléfonos celulares.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.