Sospechan que la nave está asentada en el fondo del mar y que todavía tiene reservas

Según expertos, el incidente habría impedido salir a flote al buque; contaría con oxígeno para 5 días más
Fernando Rodríguez
(0)
21 de noviembre de 2017  

La peor combinación de factores se abate sobre la búsqueda del ARA San Juan . El pésimo estado del tiempo, una zona del mar -la de la búsqueda- siempre encrespada y el misterio de qué pasó dentro del S-42 para que dejara de comunicarse para establecer posición mientras navegaba a unas 240 millas náuticas (430 kilómetros) de la península Valdés rumbo a su base, en Mar del Plata.

En la comunidad de submarinistas nadie arriesga pronósticos y ni hipótesis. Prefieren atenerse a los hechos. Por ejemplo, que las baterías eran el talón de Aquiles de los submarinos de la clase TR-1700 y que el miércoles el comandante de la nave había reportado una avería eléctrica que, no obstante, no impedía la navegación. Se cree que las baterías fueron, pues, el origen de los problemas del S-42. Y que la nave estaría asentada en el fondo marino, a más de 200 metros de profundidad.

Qué tipo de incidente hubo, cómo afectó a los tripulantes (cuánto y a cuántos) y el casco del buque, y qué consecuencias tuvo en la conservación de las reservas son variables claves a la hora de estimar las condiciones de supervivencia en un "submarino imposibilitado de salir a la superficie por sus propios medios".

Lo que hay que tener en cuenta hasta ahora sobre el submarino ARA San Juan

08:20
Video

Se asume que el comandante del San Juan no decidió quedarse en inmersión: si le hubiese sido posible, habría salido a la superficie, aun con mal tiempo, como marca el protocolo ante un incidente. En flotación, aun sin energía eléctrica, pudo haber intentado la comunicación con el teléfono satelital para marcar posición y pedir ayuda mientras renovaba aire a través del snorkel del buque; incluso, en caso de necesitarlo, pudo haber sacado las dos balsas para evacuar la nave.

Si el buque se quedó sin energía y está asentado en el fondo del océano (en esa zona, más de 200 metros), el tiempo apremia, pero queda margen para la esperanza, explicaron a LA NACION tres submarinistas. Los víveres no son un problema, coincidieron. El oxígeno, en cambio, es una variable vital e imposible de calcular, en el caso, por falta de datos sobre qué le ocurrió a la nave.

Según detallaron los especialistas, la provisión de alimentos suele triplicar la cantidad necesaria para el viaje, que debía terminar hoy, tras una semana de travesía. La reserva de aire dura menos, pero podría dar para al menos otros cuatro o cinco días. El frío (unos 4°C) debería ser tolerable.

Un vice almirante retirado explicó cómo es la cámara de rescate de un submarino

04:47
Video

"En condiciones normales el aire alcanza para una semana, pero hay que ver si hubo un incidente que haya afectado la atmósfera interior de la nave, como ser un incendio", dijo a LA NACION el oficial retirado Horacio Tobías, ex tripulante del ARA San Juan. En emergencia hay protocolos para dosificar el aire interior. La nave cuenta con medidores y reservas de oxígeno (compuestos químicos contenidos en candelas que tras una reacción iniciadora liberan oxígeno) que pueden extender el plazo de supervivencia.

El vicealmirante retirado y especialista en submarinos militares Antonio Mozzarelli estimó que la reserva de oxígeno puede alcanzar aun para más tiempo. "La principal preocupación es ubicarlo. Si se hubiera quedado sin baterías, no puede moverse ni usar los sistemas más eficaces para comunicarse. Pero tiene víveres para 20 días y oxígeno suficiente", explicó. En el caso, lo que genera inquietud es lo que no pasó: que no se hayan lanzado las dos radiobalizas de emergencia y, si el incidente se produjo en inmersión, que nadie haya accionado la manivela del sistema que libera el aire de los botellones de lastre para que el submarino saliera inexorablemente a flote.

La sospecha es que, sea lo que sea que ocurrió, no les dio tiempo para salir a la superficie sí o sí, como dice el protocolo submarinista.

Preguntas clave del caso

  • ¿La última comunicación?

El miércoles, a las 7.30.

  • ¿La última ubicación?

En el golfo San Jorge, a 432 km de la costa, al sudeste de la península Valdés.

  • ¿Cantidad de tripulantes?

44.

  • ¿La hipótesis principal?

Un defecto en el sistema de comunicación, aunque no se descartan otras.

  • ¿Hubo intentos de comunicación?

La Armada aseguró que las comunicaciones satelitales no salieron del submarino.

  • ¿Se reportó una avería?

Sí, pero desde la Armada Argentina se aclaró que había sido solucionada.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?