Surgen los primeros cortocircuitos entre la CGT y el Gobierno por las paritarias

Los gremios aceptaron eliminar la cláusula gatillo, pero ponen reparos a las sumas fijas; hubo un tenso cruce entre Daer y Acuña
Los gremios aceptaron eliminar la cláusula gatillo, pero ponen reparos a las sumas fijas; hubo un tenso cruce entre Daer y Acuña Fuente: Archivo - Crédito: Ignacio Sánchez / LA NACION
Nicolás Balinotti
(0)
10 de marzo de 2020  • 12:13

Sin ánimo por ahora de confrontar con el Gobierno, la CGT reunió ayer a su cúpula para revisar el curso de las paritarias y presionar por un reparto más ágil de los fondos de las obras sociales. En medio del debate, reverdeció la interna sindical por el recambio de autoridades que se prevé para agosto de este año. El tramo más caliente fue el tenso cruce entre los dos jefes de la central obrera, Carlos Acuña y Héctor Daer .

A pesar algunas diferencias que comenzaron a salir a la superficie, la central obrera peronista no romperá el acuerdo tácito que cerró con el ministro de Trabajo, Claudio Moroni , para aplazar las paritarias por unos meses a cambio de aumentos mediante sumas fijas. El apretón de manos, además, elimina la cláusula gatillo, una llave de ajuste automático que permite no perder contra la inflación. Las primeras negociaciones tanto del sector privado como público avanzaron en ese sentido. Se analizó ayer en detalle la paritaria docente como una salvedad, ya que los montos fijos fueron no remunerativos. "Lo aceptamos, pero no le dimos un cheque en blanco", planteó el docente Sergio Romero .

El pacto salarial con el Gobierno genera dudas y desconfianza entre algunos gremialistas. Es posible que esta semana algunos dirigentes le planteen a Moroni que a partir de mayo o junio sería conveniente retomar el esquema de negociación tradicional, con subas porcentuales y revisiones periódicas.

"Que cada sector negocie por las suyas, sin condicionamientos", sugirió un dirigente de un sindicato industrial. La presión podría crecer el 19 o el 26 del actual, cuando la CGT reúna por primera vez en el año a su consejo directivo. Ese día podría acordarse un documento común, que sirva para fijar la postura sindical por las paritarias.

"Las paritarias tienen que ser libres. Si bien reconocemos que en la emergencia fue necesario una cifra como la que otorgó el Poder Ejecutivo, esto achata las categorizaciones. Por eso es que la idea es que funcionen con libertad", dijo hoy en radio El Destape Andrés Rodríguez , jefe de los estatales de UPCN y número tres de la central obrera.

Héctor Daer y Andrés Rodríguez, el año pasado, en la CGT
Héctor Daer y Andrés Rodríguez, el año pasado, en la CGT Crédito: Prensa CGERA

En la CGT hubo solo un dirigente que siguió al pie de la letra la orden del Gobierno en lo relativo a la política salarial. Se trata del metalúrgico Antonio Caló , que giró su discurso con respecto a unos meses atrás al afirmar que la cláusula gatillo "pasó de moda". Ni siquiera lo hizo así Héctor Daer , el jefe cegetista y el dirigente más cercano a Alberto Fernández . Entre los gremios comprenden la necesidad de desindexar la economía para bajar la inflación, aunque ayer en la reunión en la sede de UPCN abundaron las críticas porque ven que el aumento de los precios, sobre todo en lo relativo a los alimentos, sigue con su ruta ascendente.

También surgieron críticas al Gobierno por la falta de definición de nombramientos en algunas áreas que para los gremios son clave. El Ministerio de Transporte es uno de ellos. También en Salud. Y hubo quejas por el retraso en el pago de los fondos de las obras sociales a pesar de que el dirigente José Luis Lingeri informó que había sellado un trato para agilizar el reintegro por los tratamientos de discapacidad. "Hay mucho disconformismo por los espacios que ocupa el movimiento obrero en la gestión. No nos sentimos parte del Gobierno como nos dijo Alberto", señaló un dirigente del consejo directivo.

Cruce entre Acuña y Daer

Pero nada fue tan tenso en la reunión como el intercambio entre los dos jefes. El barrionuevista Acuña le reprochó a Daer cierto individualismo en la gestión del vínculo con la Casa Rosada y cuestionó el almuerzo que tuvo a solas con el Presidente, el 13 de febrero último . "¿En carácter de qué fuiste? Nosotros no sabíamos nada", le enrostró el líder del gremio del personal de estaciones de servicios. Daer mantuvo la mesura y dijo que asistió como "amigo", según reconstruyó LA NACION a partir del testimonio de tres testigos.

El cruce retórico abrió la pelea interna por lo que será el recambio de autoridades de la CGT, previsto para fines de agosto. El desafío incomodó a Daer, que es el favorito para continuar al frente de la central obrera si es que se resuelve una conducción de una sola cabeza.

Con la mira en el nuevo reparto del poder en la CGT, la mesa chica sumó ayer a las negociaciones al ferroviario Sergio Sasia , al taxista Omar Viviani y se dio el regreso del portuario Juan Carlos Schmid , representantes de sectores que están al margen del consejo directivo. Además, participaron Gerardo Martínez (Uocra), Lingeri (Aysa) Romero (UDA), Caló (UOM) y Hugo Benítez (Textiles), entre otros.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.