Surgen resistencias en la CGT para incorporar a la CTA

Yasky presiona para regresar a la central obrera, pero reverdecen las diferencias
Yasky presiona para regresar a la central obrera, pero reverdecen las diferencias Crédito: Santiago Filipuzzi
(0)
8 de octubre de 2019  • 12:58

El deseo de una de las dos vertientes de la CTA de incorporarse a la CGT después de casi 28 años comenzó a encontrar resistencias en el corazón de la central obrera peronista. Las renuencias dejaron de ser solo burocráticas y estatutarias. Son ahora retóricas.

"Si quieren volver, que primero retiren las denuncias por el modelo sindical. Lo analizaremos en un plenario de delegados o en un congreso", dijo el barrionuevista Carlos Acuña en Ámbito Financiero. Acuña integra el comando bicéfalo de la CGT junto con Héctor Daer.

También manifestó su rechazo el sindicalista petrolero Guillermo Pereyra. "Es imposible. La CTA es una organización de tercer grado, sin personería gremial. La única entidad con personería gremial es la CGT y no se puede incorporar a la CTA cuando no está reconocida como una organización sindical", dijo hoy Pereyra en declaraciones a FM Concepto.

Y añadió: "Lo que sí pueden hacer es que las organizaciones sindicales que en este momento están en la CTA hagan todas las gestiones para incorporarse a la CGT. Si está dentro de lo que contemplan los estatutos de la CGT, no va a haber ningún problema. No se le cierra la puerta a nadie, pero si cumplen todo se los va a aceptar". Sucede que algunas organizaciones ceteístas no cuentan con los requisitos indispensables, como tener la personería gremial, si se mira el detalle estatutario.

El candidato presidencial del kirchnerismo, Alberto Fernández, bendijo la semana pasada en Lanús la unidad sindical durante un plenario de delegados de la CTA de los Trabajadores, que lidera Hugo Yasky. Allí se aprobó la iniciación de las gestión para sumarse a la CGT. Sin embargo, al acto no asistieron miembros del actual consejo directivo cegetista sino que los cabecillas del sector rebelde, que se se referencia en Hugo Moyano.

"No hay resistencia a la incorporación de la CTA, pero es un camino largo", señaló Héctor Daer en FM Futurock. Y agregó: "Es bueno que aquellos que pensaron que el camino era otro distinto al nuestro vuelvan y se incorporen bajo el paraguas de la unidad sindical".

La CTA no será además incluida hasta no resolver la interna cegetista puertas adentro. El 22 de agosto de 2016, cuando nació el triunvirato, votaron 1582 congresales sobre un total de 2191. En cantidad de sindicatos fue así: se unieron 124 sobre 213 organizaciones confederadas. Es decir, quedaron afuera 89 gremios. La prioridad hoy es lograr que las organizaciones que se quedaron en 2016 afuera regresen en 2020. Las gestiones están avanzadas para sumar a la tropa de Omar Viviani, a los gremios de la energía y a algunos referentes del sindicalismo macrista que encarnó el ruralista Ramón Ayala. Después, recién, llegaría el debate interno para sumar a la CTA.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.