Tomas de tierras: una semana de cruces internos y malestar en los movimientos sociales

Una semana de tensión interna por las tomas de tierras
Una semana de tensión interna por las tomas de tierras Crédito: Mauro V. Rizzi
Maia Jastreblansky
(0)
5 de septiembre de 2020  • 17:34

El conflicto por la toma de tierras en el conurbano caló muy hondo esta semana en los sectores que conviven en el ecosistema del Frente de Todos. Entre los movimientos sociales -aliados de la coalición oficialista y con dirigentes que asumieron cargos en el Gobierno- se instaló un profundo malestar por lo que leyeron como una validación del mensaje y la figura de Sergio Berni , que en televisión llegó a acusar a dos funcionarios nacionales de instigar las usurpaciones.

Sobre una problemática de enorme complejidad, que combina una crisis habitacional profunda y negocios ilegales montados sobre la necesidad de los sectores más postergados, se instaló una "ensalada" de internas políticas, que incluyó cruces entre funcionarios nacionales y provinciales, intendentes y agrupaciones sociales. Según pudo reconstruir LA NACION, puertas adentro hubo un momento de la semana en el que se debieron hacer llamados cruzados entre el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; el gobernador, Axel Kicillof; algunos jefes comunales y varios referentes sociales para enfriar el conflicto y evitar exhibir fisuras hacia afuera.

La diferencia ideológica entre Berni y la ministra de Seguridad, Sabina Frederic , fue el primer capítulo de una semana cargada de tensiones. La funcionaria había afirmado en declaraciones radiales que "la conflictividad se traduce en tomas de tierras", que "ese no es un tema de seguridad" y que se trata de "un tema de un déficit habitacional que hay que paliar con soluciones que se anticipen al problema". Eso derivó en una réplica de referentes del oficialismo con posturas punitivistas, como el titular de la cámara de Diputados, Sergio Massa, y el ministro de seguridad bonaerense, que salieron a responder que se trata de un "delito" y reclamaron que el Estado desaloje.

La Casa Rosada, que acuerda con el planteo de fondo de Frederic, buscó emprolijar el discurso oficial. Tanto Alberto Fernández como su ministra hicieron una reformulación del mensaje y manifestaron que las tomas de seguridad son "ilegales", que la acción de la policía responde a la orden judicial y que existe un problema social que requiere una respuesta desde el Estado. El miércoles, en una entrevista con TN, además, el Presidente elogió a Berni.

Fuente: AFP - Crédito: Ronaldo Schemidt

Declaraciones

Las palabras del Presidente fueron una daga para los movimientos sociales, que el día anterior habían protagonizado un escándalo televisivo con el ministro de seguridad bonaerense."Emilio Pérsico y el Chino Navarro son referentes del Movimiento Evita y son funcionarios de este Gobierno. Preguntémosle sobre las tomas, cuál es la responsabilidad que tienen. Lo digo frente a las cámaras", desafió Berni en A24. Navarro le respondió en vivo: "Si el ministro dice que somos responsables, que vaya a la Justicia, sino es un charlatán de feria. Voy a pedir que nos investiguen a Pérsico y a mí".

Al día siguiente, 35 movimientos sociales que integran la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP), entre ellos el Movimiento Evita, MTE, Barrios de Pie y la CCC, firmaron un documento en el que rechazaron "todas las declaraciones que pretenden convertir un gravísimo problema social en un problema policial" y repudiaron a Berni. Fue un mensaje para adentro.

En el escándalo intervinieron Cafiero y Kicillof que pidieron a todos que se llamaran a silencio en los medios. "Estas peleas no pueden ser para afuera", dijeron a LA NACION desde La Plata.

Navarro, que trabaja en la Jefatura de Gabinete como secretario de Relaciones Parlamentarias, redactó una presentación judicial junto a una abogada, Ana María García, para pedir que se cite a Berni y se investiguen sus dichos. Todavía no la presentó. Y Juan Grabois publicó una carta abierta que tituló "Odio las tomas", en la que se diferenció del Presidente y expresó: "Todo el sistema político, incluidos varios dirigentes del espacio al que todavía pertenezco, se han apresurado a decir que las ocupaciones de tierra son delito".

El jueves, a última hora, Kicillof conversó telefónicamente con Navarro, con Pérsico y con Grabois para intentar aquietar las aguas. A última hora del viernes, en tanto, Cafiero convocó a algunos referentes sociales a la Casa Rosada para contener.

En la provincia, hicieron un llamado de atención a Berni por su performance mediática, pero lo respaldaron en el cargo. "Trabajamos desde el primer día para resolver el problema habitacional. Pero como gobierno no podemos avalar las tomas, es una señal que no podemos dar. Todos sabemos que detrás de muchas tomas hay vivos que abusan de la necesidad de la gente y la estafan", explicaron desde el entorno de Kicillof.

Frederic y Berni mantienen fuertes diferencias políticas
Frederic y Berni mantienen fuertes diferencias políticas Crédito: Ministerio de Seguridad

En ese sentido trabajó el gobernador con los intendentes del PJ de la tercera sección electoral que venían alertando sobre las ocupaciones. Algunos municipios también tuvieron roces con los movimientos sociales. Ocurrió, por caso, en el barrio Los Eucaliptus de Quilmes donde hubo un cruce por obras en un barrio entre una concejal del Movimiento Evita y un funcionario de la intendenta de La Cámpora, Mayra Mendoza. Después la espuma bajó.

"Para nosotros este problema es producto del deterioro económico de cuatro años", apuntaron desde La Cámpora, en un intento por descomprimir hacia afuera.Cafiero también apuntó contra Mauricio Macri hoy. Desde los movimientos sociales aseguraron que no hay más tomas que en otros años y señalaron: "A la familia que está con cuatro palos y un nylon en un pantano no la podés pasar por encima. Filosóficamente este espacio político está en otro lugar".

Para evitar más traspiés, el viernes, cuando Fernández hizo un mega anuncio del plan de seguridad para la provincia, se evitó hablar de las tomas. Frederic y Berni se mostraron juntos, pero no hablaron.

Para salir hacia adelante, tanto en la Casa Rosada como en La Plata insistieron en la necesidad de conformar mesas de diálogo. En la provincia ya comenzaron a trabajar con los municipios, áreas de jefatura de gabinete, de seguridad y con el ministro de Desarrollo de la Comunidad, Andrés "Cuervo" Larroque, en sintonía con Nación. Un importante colaborador del Gobierno graficó a última hora del viernes: "Más mesa y menos grito".

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.