Triaca intenta en Suiza neutralizar el paro, pero la CGT se endurece

Una comitiva numerosa: funcionarios, sindicalistas y empresarios ayer en la OIT
Una comitiva numerosa: funcionarios, sindicalistas y empresarios ayer en la OIT Crédito: Twitter
Gerardo Martínez expuso en la cumbre y adelantó que habría una huelga
Nicolás Balinotti
(0)
5 de junio de 2018  

Tras una escala por París, el ministro de Trabajo, Jorge Triaca , desembarcó ayer en Ginebra para la cumbre de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). La gira, además de la exposición de mañana, cuyo eje será el de la igualdad de género en el mundo del trabajo, tendrá como finalidad negociar con algunos miembros de la CGT para evitar que se concrete el paro que los sindicalistas prevén para fin de mes.

Las primeras horas de Triaca en Ginebra, sin embargo, evidenciaron lo difícil que se anticipa la pulseada con los gremios. Casi como una suerte de bienvenida, el ministro escuchó las críticas que el jefe de la Uocra , Gerardo Martínez , en su rol de delegado titular de los gremialistas argentinos, dedicó desde el atril al rumbo económico de la gestión de Mauricio Macri.

"En la Argentina se viven momentos de angustia y tristeza. La crisis macroeconómica profundiza la grieta y la alienta la falta de esperanza. Una vez más caemos en las garras del Fondo Monetario", señaló Martínez, el máximo representante de la CGT en la OIT desde hace décadas.

Y agregó, dando casi como un hecho que se activará una huelga: "Los mercados reaccionan, el campo reacciona y los trabajadores también reaccionaremos defendiendo el desarrollo productivo, la industria nacional y la cultura del trabajo".

Martínez cerró con otra advertencia: "Alguien pretende que los costos de los errores no forzados del gabinete económico y las recetas de ajuste que impone el Fondo Monetario lo paguemos solo los trabajadores, que somos las víctimas de la inflación, de la pérdida de las reservas y de la paralización de la economía. ¿Y los demás sectores qué?"

Triaca no estuvo en el salón donde expuso Martínez, pero supo perfectamente lo que dijo, ya que estuvieron sus asesores y otros funcionarios del Ministerio de Trabajo.

Mientras que en Suiza la numerosa comitiva argentina se cruza simpáticamente por los pasillos de la OIT, en Buenos Aires la cúpula de la CGT se reunió con un grupo de pymes afectadas por los aumentos de las tarifas y la inflación. El encuentro se dio en la sede de Azopardo y estuvo encabezado por Héctor Daer, uno de los integrantes del triunvirato de mando. Fue parte de un raid de conversaciones sectoriales que pactó la central obrera antes de avanzar hacia el paro. Ya estuvo con la Iglesia, empresarios y recibirá hoy a Miguel Ángel Pichetto, jefe del bloque de senadores del PJ. Pasado mañana, en tanto, habrá una reunión de consejo directivo en la que podría definirse la fecha de la protesta.

Atentos a los movimientos de la CGT, dos de las tres vertientes de la CTA celebraron ayer un plenario conjunto y definieron un paro de su sector antes del 15 de este mes. La intención es unificar todo en un mismo reclamo, pero Hugo Yasky y Pablo Micheli temen que la CGT dilate su postura. La presión que ejercen los referentes ceteístas va en línea con el desafío público de Pablo Moyano y Sergio Palazzo al triunvirato cegetista para poner la guardia en alto. El camionero y el bancario pretenden competir por el liderazgo de la CGT en las elecciones internas del 22 de agosto próximo.

Triaca no pudo desentenderse de los conflictos domésticos. Llegó ayer al ministerio la denuncia de la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (Fadeeac) sobre protestas encubiertas del gremio de Hugo Moyano en plena negociación salarial. Hubo asambleas de dos horas en todo el país. Desde Suiza, el funcionario dictó la conciliación obligatoria.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.