El diálogo tenso entre Macri y Fernández, con roles desdibujados, y un pedido para cuidar las reservas

Alberto Fernández, seguido por la prensa, ayer, al salir de sus oficinas de San Telmo
Alberto Fernández, seguido por la prensa, ayer, al salir de sus oficinas de San Telmo Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Marelli
Fernández pretendía tomar distancia, pero se quedó sin margen para evitar el llamado: hablaron como candidatos rivales, pero el kirchnerista le reclamó a Macri que actúe como presidente
Gabriel Sued
(0)
15 de agosto de 2019  

Tomar distancia del manejo de la crisis y, al mismo tiempo, advertir sobre las posibles consecuencias de las medidas anunciadas. Hablar como candidato y, a la vez, asumirse como potencial presidente electo. Por esa línea delgada transitó en las últimas horas Alberto Fernández, antes, durante y después de la demorada conversación que mantuvo con Mauricio Macri.

El jefe del Frente de Todos y sus colaboradores más cercanos insisten en que tardó en responder el mensaje que el Presidente le envió a su teléfono celular porque lo recibió mientras estaba dando clases en la Facultad de Derecho de la UBA y lo vio cuando manejaba rumbo a sus oficinas de la calle México, cerca del mediodía. Lo cierto es que ese lapso le sirvió para meditar una respuesta.

En cuestión de horas, Fernández pasó de decir que no tenía sentido un encuentro con Macri a conversar con él durante 15 minutos y a comprometerse a mantener abierto un canal de comunicación directa. "Llamame todas las veces que haga falta", le dijo el candidato opositor al Presidente, según relató a la tarde, en una conferencia de prensa. "En el chat lo traté de 'presidente', porque es el presidente, pero después cuando hablamos, nos tuteamos", detalló, sin pasar por alto que fue Macri el que lo llamó.

Conferencia de Alberto Fernández después de hablar con Macri

09:40
Video

¿Qué pasó en el medio? En el comando de la calle México responden sin dudar: en lugar de enviar mensajes a través de intermediarios, "Macri le escribió personalmente a Alberto". Además se encargó, reniegan, de difundir que el candidato opositor le había "clavado el visto" en el WhatsApp.

La guardia periodística montada en las oficinas de Fernández también contribuyó a que hubiera una respuesta rápida. Pese a que la estrategia era tomar distancia de la crisis, para no interferir en la acción de gobierno, el candidato se quedó sin margen para no involucrarse. Lo hizo, destacan en el equipo de campaña, solo ante un pedido expreso del Presidente.

El jefe opositor insistió en que no habrá encuentro con Macri. Sin embargo, el Grupo Clarín anunció que participarán el 22 de agosto en un ciclo sobre "democracia y desarrollo", que tendrá como tercer invitado a Fernando Henrique Cardoso. En el entorno de Fernández dicen que su presencia no está confirmada.

En la conversación telefónica, de 15 minutos, sobrevoló la ambigüedad de roles, de un lado y del otro. Con la mirada puesta en el 10 de diciembre más que en el 27 de octubre, Fernández le pidió a Macri que actuara como presidente y no como candidato. Fue el tramo más tenso de la conversación. "Le sugerí a grandes rasgos cosas a las que debiera prestarles atención, pero déjenme que quede en la esfera de la charla que tuve con él", dijo, en la conferencia.

El candidato del Frente de Todos está muy preocupado por los efectos que pueden tener las medidas anunciadas por el Gobierno, y por el manejo que haga el Banco Central de la crisis cambiaria. Le inquieta que los incentivos al consumo queden licuados por la inflación y generen un bache fiscal del que tenga que hacerse cargo el próximo gobierno. También que, después de la devaluación del lunes, un nuevo intento de contener el dólar derive en una reducción de las reservas.

Fernández habló del tema con Cristina Kirchner. Se reunió con su compañera de fórmula justo antes de enfrentar a la prensa. También con Axel Kicillof y Guillermo Nielsen, uno de sus economistas de consulta permanente. El exsecretario de Finanzas visitó al candidato en sus oficinas, después de la conferencia de prensa. Por la tarde, Nielsen había cuestionado el anuncio sobre el congelamiento del precio de los combustibles, con un enfoque promercado. "Muy impresentable la presentación del congelamiento petrolero. Hay que cuidar YPF, que tiene entre sus accionistas a unos 130 fondos de inversión que van a ser necesarios para el desarrollo del sector en los próximos años. No se le fija el precio desde el Gobierno", escribió en Twitter.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.