Un golpe del MTP camuflado detrás de consignas carapintadas

Los guerrilleros buscaron simular un ataquede un peronismo golpista contra los radicales
(0)
20 de enero de 2019  

A las 5.55 de la mañana del lunes 23 de enero de 1989, hace casi 30 años, comenzaba el copamiento del cuartel de La Tablada, que duraría dos días. El ataque estuvo encabezado por guerrilleros del Movimiento Todos por la Patria (MTP), liderados por Enrique Gorriarán Merlo.

El ataque se produjo durante la presidencia del radical Raúl Alfonsín , cuando un camión de Coca-Cola, recientemente robado, embistió contra el portón de acceso del Regimiento de Infantería Mecanizado 3 del Ejército , ubicado en La Tablada , partido de La Matanza.

La primera víctima fue el soldado conscripto Roberto Taddía, que estaba barriendo la puerta de entrada y que solamente pudo atinar a levantar los brazos mientras el vehículo rompía el portón. Detrás del camión, ingresó una caravana de vehículos con militantes del MTP armados y al grito de "Viva Rico" y "Viva Seineldín".

Los guerrilleros pretendían provocar mediante un fingido ataque carapintada una insurrección popular manipulando los sentimientos antigolpistas que reinaban en la sociedad.

Sebastián Miranda, historiador y autor del libro Los secretos de La Tablada recordó al hablar con LA NACION: "Cuando el MTP atacó la unidad militar, ingresó tirando panfletos diciendo que eran carapintadas. La idea del grupo era hacer creer a la opinión pública que el Regimiento de Infantería 3 iba a ser el centro de un intento de golpe de Estado encabezado por Carlos Menem , el candidato peronista en las futuras elecciones que medía mucho mejor que el gobierno radical; Lorenzo Miguel, como brazo sindical, y el coronel Seineldín, como brazo militar".

Después continuó con su relato histórico: "Si la gente compraba esta hipótesis, y el MTP lograba entrar rápidamente al cuartel y salir con rapidez, la gente iba a creer que el peronismo estaba en un intento golpista con respecto al gobierno radical y el gobierno radical era el que representaba la fuerza democrática", precisó.

Pero apenas entraron los militantes del MTP, se encontraron con la resistencia de los militares. Y con el transcurso de las horas, el aparente alzamiento militar carapintada se convirtió en una verdadera batalla campal.

Las operaciones dentro del cuartel estuvieron bajo el mando de los militares y fuera del mismo, la policía de la provincia de Buenos Aires se sumó a los soldados para intentar contener la situación.

El combate duró 27 horas, hasta las 9 de la mañana del 24 de enero, cuando el Ejército pudo asumir el control del cuartel. Cerca de las 11 de la noche, Alfonsín se dirigió al país en cadena nacional, rodeado por los jefes de las Fuerzas Armadas y los ministros del gabinete. Con un tono dramático, señaló que el país se encontraba "bajo la agresión de elementos irregulares de filiación ultraizquierdista", un "acto subversivo" que constituía "el desafío más grande y decisivo" de su gobierno.

Y anunció la creación del Consejo de Seguridad Nacional, que integrarían la SIDE, el jefe de Estado Mayor Conjunto y los Estados Mayores de las tres fuerzas, con el fin de articular las tareas de inteligencia interior. Hubo un total de 43 muertos y más de 60 heridos, que en algunos casos sufrieron mutilaciones severas.

El juicio contra los atacantes del MTP se realizó en 1989 con el líder del MTP, Enrique Gorriarán Merlo, en la clandestinidad. Los guerrilleros fueron juzgados y condenados. Gorriarán Merlo permaneció en la ilegalidad por 23 años hasta que, en 1996, fue detenido en México y extraditado a la Argentina. El 3 de julio de 1997, la Cámara Federal de San Martín lo condenó a reclusión perpetua, es decir, 25 años de prisión.

Pero en 2000, el expresidente Fernando de la Rúa conmutó las penas de los condenados y así los miembros del MTP recuperaron la libertad. Y en 2003, el expresidente Eduardo Duhalde los indultó.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.