Un sector del macrismo reflota el debate sobre el "Plan V"

La posibilidad de que Vidal reemplace a Macri en la fórmula presidencial sobrevive puertas adentro del macrismo
La posibilidad de que Vidal reemplace a Macri en la fórmula presidencial sobrevive puertas adentro del macrismo Fuente: LA NACION - Crédito: Rodrigo Néspolo
Jaime Rosemberg
(0)
22 de mayo de 2019  • 16:47

Ya no se trata, por cierto, sólo de un pedido del titular de la UCR, Alfredo Cornejo , recibido con enojo por el entorno presidencial, o de una declaración pública como la que hizo el senador y también radical Julio Cobos, que mereció indiferencia. "La discusión (por la candidatura presidencial) está en el aire", afirmó ayer a LA NACIÓN un hombre clave de Cambiemos , que tiene diálogo diario con el presidente Mauricio Macri y la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal , protagonista del plan alternativo, o "Plan V", con detractores e impulsores en el centro mismo del poder.

La propuesta de Cornejo, que enfatizó la necesidad de "abrir Cambiemos", dijo que "el candidato podría no ser Macri" y pidió habilitar una gran PASO con Martín Lousteau, peronistas e independientes, coincide con la reaparición del debate, al que se oponen, de manera clara y contundente, el jefe de gabinete Marcos Peña, el consultor ecuatoriano Jaime Durán Barba y la líder de la CC-ARI, Elisa Carrió.

"Cambiar hoy tendría más costos que beneficios. Vidal no nos haría sumar 15 puntos, es el voto duro más 3 o 4 puntos a lo sumo. Y daría una imagen de debilidad grande", afirmó un dirigente cercano al jefe de gabinete en un pasillo de la Casa Rosada. Cerca de Vidal, en tanto, no ven "factible" que la gobernadora acepte un eventual pedido que -dicen- "no llegó", y dan cuenta de su "cansancio" luego de casi cuatro años de desgaste al frente de la provincia más poblada del país.

Columna de Claudio Jacquelin

11:55
Video

En una posición intermedia, con la idea de que "es necesario dar una señal de apertura" aunque apoyando "sí o sí" lo que decida Macri, están el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta , y el ministro del Interior, Rogelio Frigerio.

"Esta es una decisión que tiene que tener como objetivo el espacio Cambiemos, pensando en el 11 de diciembre más que en esta elección. Los dos (Macri y Vidal) se quieren y respetan mucho, la decisión debe ser consensuada y en beneficio de Cambiemos", afirma otro alto referente Pro, que niega que el "fallido" de Diego Santilli -que ayer confundió los nombres de Macri y Vidal como candidatos a presidente- exprese alguna decisión tomada y mantenida en secreto.

Los estudios de opinión encargados durante esta semana a dos consultoras podrían servir de base para ahondar la discusión sobre la conveniencia de un eventual cambio abrupto, antes de la inscripción de listas el 22 del mes próximo.

"Hay una realidad, hoy hacer campaña con Macri en zonas como el conurbano es muy difícil. Y Mauricio no es alguien que esté obsesionado con el poder, quiere otro período como Presidente porque cree que es lo mejor para el país", coinciden dos referentes del macrismo, uno dentro y otro fuera del Gobierno, ambos leales a su jefe pero reconociendo que la discusión sobre el tema no está del todo cerrada.

Quienes evalúan la factibilidad de un cambio reconocen que "hoy está más complicada María Eugenia en la provincia que Macri en la Nación, por la sencilla razón que la provincia se puede perder en octubre y por un solo voto", analizan. "Pero inventar de la nada un nuevo candidato en provincia y generar una sensación de inestabilidad sin garantía de triunfo no es lo más recomendable", retruca un dirigente cercano a Peña.

¿Qué opina el Presidente? En sus diálogos privados recientes, no da lugar para la duda: quiere ser él quien vaya por un nuevo período para "terminar todo lo que empezamos". Imagina planes para el eventual futuro gobierno -del que están encargados entre otros Francisco "Pancho" Cabrera y Mario Quintana- y avanza en el diálogo con los "peronistas razonables", como Juan Schiaretti, Juan Manuel Urtubey o Miguel Pichetto.

Sin levantar la voz, Macri asegura a quienes conversaron con él que ningún político o empresario le vino a "decir en la cara" que quiere a Vidal como candidata. Pero eso sí: no está desconectado de los rumores y comentarios. "No hace falta que me lo digan, pero lo pensaron", sostiene, con buena memoria, en relación a algunos destacados hombres de empresa que, sospecha, avalarían un cambio de candidato para sostener el proyecto Cambiemos.

Aún quienes reconocen que hay un "protodebate" interno le auguran escasas chances "si Marcos no quiere". El propio Presidente suele afirmar, sin dudar, que si alguien quiere saber de estrategia electoral oficialista debería golpear el despacho del jefe de gabinete.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.