srcset

Elecciones 2019

Una fórmula integrada por mujeres busca derrotar al peronismo en Río Negro

Delfina Galarza
(0)
6 de abril de 2019  • 03:46

En tiempos donde Ni Una Menos, el debate por el aborto , y las exigencias por una paridad de género en los espacios de poder marcaron una hoja de ruta en la política argentina, surge una fórmula electoral prácticamente inédita. La candidatura de Lorena Matzen por la gobernación de Río Negro , acompañada por Flavia Boschi como aspirante a vicegobernadora, se da por primera vez dentro del espacio de Cambiemos y cuenta con pocos ejemplos en la historia del país. "Tenemos coraje, estamos preparadas para dar pelea contra los varones del peronismo", dice Matzen a LA NACION, a pocas horas de la votación que se celebrará mañana en la provincia patagónica.

No se trata de cualquier pelea. Después del reciente fallo de la Corte Suprema que prohibió una nueva reelección del gobernador Alberto Weretilneck, la votación promete ser una disputa polarizada entre el oficialismo de Juntos Somos Río Negro (JSRN), representado por la exministra de Turismo Arabela Carreras, y el intendente de General Roca, Martín Soria, por el Frente para la Victoria (FPV).

Sin embargo, Matzen y Boschi, posicionadas en tercer lugar según las encuestas, no abandonan el optimismo y se definen como la única opción "anti-sorista". Para ellas, el JSRN y el sorismo "son dos caras de la misma moneda", y llaman a los votantes a eligir "propuestas" en vez de "soberbia y continuidad".

Flavia Boschi y Lorena Matzen
Flavia Boschi y Lorena Matzen

En contra de todos los pronósticos, las dos candidatas por Cambiemos confían en que el domingo tendrán una posibilidad . "Somos bastante optimistas porque con el fallo del actual gobernador creemos que el caudal de votos que se pudo haber bajado de Weretilneck puede venir para nosotras", indica Boschi, quien hasta hace unos años atrás ni imaginaba una carrera en el sector público. Y agrega: "Por más que gastaron muchos recursos de los rionegrinos en hacer campaña, no sé si llegarán a posicionar a Arabela Carreras como candidata".

Las elecciones del domingo se gestan en medio de duras críticas por los gastos de campaña del gobierno actual y las recientes denuncias contra el candidato del kirchnerismo Martín Soria por sobreprecios en la organización del Festival Nacional de la Manzana y el supuesto cobro de "retornos" en sueldos, que ascenderían a los 450.000 dólares.

De todas formas, tanto Matzen como Boschi prefirieron no ahondar en las denuncias contra el intendente Soria, aunque definieron un posible triunfo del hijo del exgobernador como un "retroceso" para la provincia. "Entre otras cosas graves que vienen pasando en su municipio, él ha atacado a muchos periodistas y sostiene un caudillismo fuerte. El que no piensa igual, es un enemigo", apunta Matzen.

Lorena Matzen y Flavia Boschi durante la campaña electoral
Lorena Matzen y Flavia Boschi durante la campaña electoral

Un mismo espacio, dos pañuelos distintos

La radical Lorena Matzen es diputada nacional y fan declarada de Arturo Illia y Raúl Alfonsín. Nacida en la localidad de Allen, es decripta por algunos compañeros de su espacio como una mujer que "recorre su provincia". Si bien, en un primer momento el diputado Sergio Wisky (Pro) se consolidó como un posible candidato a la gobernación, el apoyo y el consenso del radicalismo catapultaron a Matzen, sin necesidad de internas.

Según cuenta Wisky a LA NACION, Matzen se destaca por "su ética" y por "conocer mucho la provincia", lo que la llevó a "generar un esquema de propuestas estratégicas" en materia de salud y seguridad tributaria.

En cambio a Boschi, hasta hace unos pocos años la administración pública le resultaba ajena. La empresaria gastronómica de Cipolletti se acercó a la política a partir de la muerte del fiscal Alberto Nisman . "Me sumé por hartazgo", dirá después. "Siempre milité con un perfil bajo y tuve buena relación con el intendente Aníbal Tortoriello", explica sobre el dirigente de su ciudad natal, quien le propuso la candidatura a vicegobernadora.

A diferencia de Matzen, la dirigente del Pro, de 38 años, nunca "había salido a recorrer la provincia", pero vio en la candidatura una posibilidad para "cambiar a la gente que está atornillada en el poder".

Más allá de sus orígenes políticos, el punto de mayor desacuerdo se da con el debate por el aborto. "Estoy a favor de la vida. Con Lorena hemos charlado, pero si se presenta la oportunidad tendremos que profundizar un poco más, porque creo que el proyecto presentado a nivel nacional tiene muchos grises", explica Boschi.

Por su parte, la candidata a gobernadora milita a favor del aborto, pero sostiene que como en Río Negro, a diferencia de otras provincias, se aplica el protocolo para la interrupción del embarazo, esa política de salud pública ya establecida las ayuda a sobrellevar " la diferencia" entre las dos.

Aunque Río Negro sea progresista a nivel legislativo, la provincia se ubica sexta en el ranking de femicidios. Y si bien las dos candidatas coinciden en que hay muchas leyes de avanzada, sostienen que, a la hora de llevarlas a la práctica, no se cumplen, por la falta de presupuesto y de capacitaciones con abordaje integral de género en la distintas áreas.

¿Se repite la historia de Neuquén?

Para algunos, mañana en Río Negro se podría llegar a repetir, en gran medida, la historia de las recientes elecciones Neuquén. El posible triunfo de un poder provincial que mantiene buenos vínculos con la Casa Rosada, que una vez más apuesta por el mal menor.

En ese sentido, el diputado Wisky generó polémica cuando llamó en una entrevista al "voto útil" en su provincia. Si bien después lo adjudicó a un malentendido, a diferencia de la fórmula Matzen-Boschi, no cree que Martín Soria y Alberto Weretilneck representen "la misma cara de la moneda". Y aclara: "Es mas constructivo el espacio de Juntos, Soria maneja un discurso matón y rupturista".

Inmerso en este contexto, el apoyo del gobierno nacional a la fórmula Matzen-Boschi genera algunas dudas, aunque las candidatas valoren la visita y el apoyo de ministros, como Rogelio Frigerio y Andrés Ibarra, como así también el respaldo de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, quien suspendió a último momento su viaje.

"Macri está apoyando a los gobiernos provinciales para que no gane el FPV, pero no creo que nos hayan soltado la mano", opina Boschi, horas antes de salir con Matzen al cuadrilátero electoral.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.