Barcelona. Un argentino transformó un viejo garage en una escuela de música