Ataque a Olivares y Yadón: el tirador habría usado una mira láser para no fallar

La pistola calibre 40 con mira láser utilizada en el ataque en Congreso
La pistola calibre 40 con mira láser utilizada en el ataque en Congreso Crédito: @drecchini
Gabriel Di Nicola
(0)
16 de mayo de 2019  • 17:34

Los investigadores de los homicidios del diputado nacional Héctor Olivares y del funcionario de La Rioja Miguel Yadón, ocurrido hace hace una semana a 400 metros del Congreso, sospechan que el homicida utilizó, con la presunta intención de asegurar el blanco, la mira láser de la pistola Bersa Thunder calibre .40 que fue secuestrada en el departamento del sospechoso Juan José Navarro Cádiz, el joven sindicado como el tirador y detenido en Uruguay a la espera de la extradición.

Así lo informaron a LA NACION fuentes judiciales. La pistola Bersa Thunder calibre .40 fue secuestrada el viernes a la noche por detectives de la Policía Federal Argentina (PFA) en un departamento situado en Montevideo 76, el domicilio de Navarro Cádiz.

En la imputación del hecho criminal, el juez de la causa, Mariano Iturralde, tuvo en cuenta la alevosía como agravante. Los homicidios fueron hechos a traición, cuando las víctimas estaban indefensas y, de ninguna manera, se esperaban ser atacadas a balazos.

El allanamiento de la Policía Federal en Montivedo 76, donde vive el sospechoso detenido en Uruguay
El allanamiento de la Policía Federal en Montivedo 76, donde vive el sospechoso detenido en Uruguay Fuente: LA NACION - Crédito: Hernán Zenteno

Pocas horas después del allanamiento, peritos de la Superintendencia de Policía Científica de la PFA que operan el Sistema Nacional Automatizado de Identificación Balística (SAIB) hicieron el cotejo con las vainas y los proyectiles secuestrados en la causa y determinaron que el arma secuestrada fue la utilizada en el brutal ataque.

"La sospecha es que el homicida utilizó la mira láser para no fallar. Es más, Juan Jesús Fernández, primo de Navarro Cádiz y dueño del auto desde donde dispararon contra la víctima, sostuvo en una de sus declaraciones indagatorias que en un momento observó una ´lucecita roja´ antes de los tiros", explicó una fuente con acceso al expediente.

Fernández, conocido como Mohamed, fue indagado en dos oportunidades por el juez Iturralde y la fiscal Estela Andrades, ambos funcionarios judiciales a cargo de la causa. En la segunda oportunidad, sostuvo que su primo, Navarro Cádiz, "estaba un poquito molesto, necesitaba sacar la tensión acumulada por [problemas] en su matrimonio. Y afirmó que después de que el joven disparara a las víctimas lo echó del auto y le dijo: "Mira lo que has hecho, sal!".

Según pudo reconstruir LA NACION de fuentes con acceso al expediente, después de bajarse del auto Volkswagen Vento gris de su primo, en avenida de Mayo y Sáenz Peña, Navarro Cádiz se fue a su departamento a pie. "Todo quedó registrado por las cámaras de seguridad de la zona", sostuvo un investigador.

Un detalle que descubrieron los investigadores cuando allanaron el departamento y encontraron el arma: la puerta había sido abierta a patadas.

"En en las cercanías de la escena del ataque encontramos un juego de llaves. Creemos que cuando Navarro Cádiz se bajó del auto se le cayeron las llaves y para poder entrar en su casa tuvo que abrir la puerta a patadas", explicó la fuente consultada.

El juez Iturralde y la fiscal Andrades esperan una serie de peritajes que le encargaron a los especialistas en balística de la PFA. Sobre todo quieren determinar si hubo más de un tirador. En principio se cree que los disparos fueron efectuados por solo uno de los sospechosos.

Como informó LA NACION ayer, los investigadores también sospechan que, en el momento del ataque, en el auto Volkswagen Vento gris además de Mohamed Fernández y de Navarro Cádiz había una tercera persona. Se trataría de uno los imputados detenidos en la Argentina.

A una semana de los hechos los investigadores policiales y judiciales intentan avanzar sobre el móvil del doble homicidio. Descartado el ataque político, quedaron dos líneas en la pesquisa: una venganza contra Yadón y que las víctimas hayan sido elegidas al azar por el agresor.

"A siete días del brutal ataque no descartamos la hipótesis de la venganza personal.Aunque lo cierto es que en el expediente no hay ninguna prueba que certifique que algunos de los imputados hubiese conocido a alguna de las víctimas y se hubiera querido vengar por alguna discrepancia. Eso no quiere decir que después del análisis de los teléfonos secuestrados se descubra alguna conexión", sostuvo un fuente judicial.

La hipótesis de la cuestión personal había sido expuesta por el gobierno nacional cuando la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, afirmó que el ataque había estado dirigido a Yadón. Además, personas que conocen a los imputados le había dicho a detectives policiales que hicieron un "trabajo de campo" que la hija de Mohamed Fernández, Estefanía Fernández Cano, de 24 años, tenía una relación sentimental con Yadón.

En su primera declaración indagatoria, la noche del viernes pasado, la joven afirmó que no conocía a ninguna de las dos víctimas y sostuvo que el ataque ocurrió sin una premeditación por Navarro Cádiz.

"La joven sostuvo en su declaración indagatoria que Navarro Cádiz estaba en el auto de su padre, Juan Jesús Fernández, conocido como Mohamed, y de la nada disparó cuando pasaban las víctimas. Agregó que por eso su padre se bajó enojado del vehículo, tal como aparece en el video, momentos antes de decirle algo al diputado Olivares.

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.