El asesino de una adolescente fue atrapado por los datos entregados por Facebook

Brisa Méndez tenía 13 años
Brisa Méndez tenía 13 años
(0)
9 de noviembre de 2019  • 20:41

La dirección de la computadora desde la que el asesino envió una pista falsa para desviar la investigación fue clave para encontrar el cuerpo de la menor Brisa Méndez y apresar al tío de la niña, en Pilar. El dato fue obtenido a partir del protocolo Alerta Sofía que se aplica para la búsqueda de menores. Según el programa, en casos donde hay menores en riesgo, la red social Facebook colabora con la investigación. En el caso de Brisa, de 13 años, el fiscal de Pilar, Gonzalo Acosta solicitó al Ministerio de Seguridad de la Nación que le pidiese a Facebook la dirección de IP desde la que se había mandado un mensaje que el sospechoso intento que le adjudicaban a la menor.

"Estoy lejos, no voy a volver, papá no me quiere, me hace cosas", fue el texto recibido por la abuela de Brisa al día siguiente de la desaparición de la niña. Ante el requerimiento de urgencia formulado por el fiscal para encontrar a la menor, Facebook indicó que dicho mensaje había sido transmitido desde un domicilio situado en Iparraguirre al 700. Allí hay tres viviendas, entre ellas la del tío de la víctima, quien ya había declarado en la causa, aunque todo lo que dijo tuvo como objetivo desviar la investigación.

Cuando los policías allanaron la vivienda hallaron el cuerpo de la niña. Antes de escaparse de ese lugar, el asesino enterró el cadáver en el fondo del terreno.

Según fuentes de la investigación, la autopsia determinó que el cuerpo presentaba signos de intento de abuso sexual. Con respecto a la causa de la muerte, los forenses indicaron que la víctima fue asfixiada mediante la obstrucción de la boca y la nariz. También presentaba un importante hematoma en el rostro. Este elemento abonó la presunción de que el autor del homicidio golpeó a la niña para doblegar su resistencia para abusar de la menor y después matarla con el objetivo de evitar que lo identificara.

Anteayer, por la tarde fue apresado el tío de la niña, que habría sido identificado como Matías Emanuel Méndez. Para evitar represalias por parte de la familia, el sospechoso fue trasladado a la sede de la Dirección de Investigaciones de San Isidro.

Brisa había desaparecido el miércoles a las 15.30, cuando salió de su casa hacia la estación de trenes para realizar compras. Al día siguiente, minutos después de las 12, la abuela de la adolescente recibió un mensaje a través de Facebook, en la que supuestamente la menor le escribió: "Estoy lejos, no voy a volver, papá no me quiere, me hace cosas".

Debido a que el teléfono de Brisa no tenía chip y solo podía ser usado mediante la conexión a una red WiFi, el fiscal Acosta solicitó de manera urgente, y a través del Ministerio de Seguridad, que Facebook informara la dirección IP desde donde había sido emitido ese mensaje. Con el dato aportado por la red social, los funcionarios judiciales y policiales llegaron a la casa de Iparraguirre al 700, donde el tío de la niña vivía tras separarse de su pareja. Según Vanesa, la madre de Brisa, el detenido había participado de las marchas en las que se reclamó por la aparición de su hija y repartió afiches con la foto de la niña. "Ahora, me doy cuenta que este asesino siempre quiso desviar la búsqueda", expresó la madre de Brisa.

Según fuentes de la investigación, el cuerpo de la niña estaba enterrado, envuelto en una sábana y semidesnudo. Cuando los peritos de la Superintendencia de Policía Científica revisaron el cadáver, hallaron un golpe importante en la cara, del lado derecho, signos de defensa y ataduras en los tobillos realizadas post mortem, presuntamente para poder mover y sepultar el cuerpo. Para establecer si la niña estaba con vida cuando fue enterrada, los forenses ordenaron una serie de estudios histopatológicos.

Mientras los forenses en la escena del crimen escucharon varios balazos. Se estableció que los disparos se efectuaron a cinco cuadras de allí en el momento en que fue asesinado un policía de la Ciudad, identificado como Esteban Leonardo Noguera.

En tanto, la madre de la menor asesinada, pidió que el detenido "se pudra en la cárcel" y aseguró que le había pedido prestada una pala con la que se cree que enterró a su hija. "No tengo palabras y pido justicia para mi hija. Ella había pedido salir para hacer compras y nunca regresó. Todo el barrio la buscaba y las cámaras de seguridad nunca la vieron salir de la zona. Pido justicia y que se pudra en la cárcel", dijo la mujer.

"Me mandaba mensajes al celular para que me tranquilice porque la nena iba a volver porque se fue por la culpa de su papá. No tenía antecedentes. No entiendo por qué hizo eso tan cruel", agregó la madre de la víctima de un nuevo caso de femicidio.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.