Hay un detenido por el médico que apareció con un balazo en la nuca

El cuerpo de Daniel Casermeiro fue apareció en la zona rural de Luxardo, a pocos kilómetros de San Francisco
El cuerpo de Daniel Casermeiro fue apareció en la zona rural de Luxardo, a pocos kilómetros de San Francisco Crédito: Gentileza El Periódico
Gabriela Origlia
(0)
26 de diciembre de 2019  • 18:51

CÓRDOBA.- La incertidumbre sobre el paradero del médico Daniel Casermeirodio paso anoche a la angustia familiar: poco antes de las 20 de ayer apareció un cuerpo parcialmente quemado y con un balazo en la nuca en la zona rural de Luxardo, a pocos kilómetros de San Francisco, donde desde hace una semana buscan al ginecólogo. Después de medianoche se detuvo a un hombre de apellido Gette que ya había sido contactado y allanado hace unos días.

Desde la fiscalía, a cargo de Bernardo Alberione, confirmaron anoche que el cadáver era del médico que estaba desaparecido desde el jueves pasado, en un episodio bastante poco claro, ya que en su vehículo se encontraron $8.000.000 que habría retirado pocas horas antes de dejar su consultorio.

Hasta ayer había sido infructuosa la búsqueda en la zona, donde se realizó un rastrillaje permanente con decenas de integrantes de todos los cuerpos policiales de Córdoba. La familia -que ofrecía $1.000.000 por datos "certeros" para resolver la situación-, seguía con "esperanzas" de encontrarlo con vida. Aunque el hallazgo de un cuerpo en la zona de la búsqueda derivó en una desesperada espera por conocer la identidad del fallecido. La policía no tenía, en principio, rastrillajes activos por otro caso. Esa confirmación llegó pasadas las 22.

Sin hipótesis concretas

Federico, uno de los hijos de Casermeiro, había comentado por la tarde LA NACION que no tenían ninguna "hipótesis concreta". Aunque esperaba una resolución feliz de la búsqueda. "Cuando apareció comprando las gaseosas estaba confiado; es inteligente, profesional, le ha ido bien en su vida. Tal vez lo arrastró una situación de temor o seducción que lo hizo actuar de una manera menos prudente de lo que debiera. Pero es solo un pensamiento". Ese diálogo se sostuvo antes del hallazgo del cuerpo.

La referencia a las gaseosas apuntaba a que alrededor de las 14 del jueves último pasó por un quiosco de Luxardo (un pueblo 16 kilómetros al noroeste de San Francisco), donde compró dos botellas de Powerade y otra de Gatorade. Quien lo atendió lo vio solo y "tranquilo", incluso jovial. El hijo del ginecólogo contó a LA NACION que el último llamado que hizo su padre fue a una inmobiliaria, confirmando que iría para allá.

La última conexión de WhatsApp de Casermeiro fue registrada a las 16.10 del jueves. A esa hora debería haber estado en la inmobiliaria. El teléfono del médico no fue encontrado en el vehículo y la policía cordobesa realizaba anoche peritajes en la zona del hallazgo del cuerpo en busca de ese celular para conseguir pistas en este complejo caso.

La financiera y el auto blanco

El rastro sobre el que también trabajan los investigadores se centra en la financiera, pero las versiones incluso exceden lo relacionado con la compra de una propiedad que supuestamente iba a realizar ese día. Su BMW blanco apareció el domingo a la mañana en un camino de tierra en medio de un campo de maíz, había $8.000.000 y oro repartidos en el baúl y en los asientos.

El vehículo estaba cerrado con llave, con el tanque lleno; no estaba el teléfono móvil de Casermeiro. Pese a la fuerte tormenta del sábado en esa zona, el automóvil no estaba embarrado. Todo indicaría que no fue dejado por él, sino que alguien lo "plantó" allí.

La familia Casermeiro es una de las dueñas del Sanatorio Argentino, donde él dejó su consultorio poco antes de las 10 del jueves pasado. Quedaron las luces y el aire acondicionado encendidos y los pacientes esperando. Dijo que regresaría en poco tiempo; un rato después llamó y le pidió a su secretaria que pasara los turnos para la tarde. Nunca más se lo vio.

Federico Casermeiro señaló que su padre fue al banco el miércoles y el jueves; habría ido tanto al cajero como a la caja de seguridad. La entidad bancaria está cerca del consultorio.

Respecto de las versiones acerca de que el médico había recibido amenazas, su hijo afirmó: "No que nosotros supiéramos; pero tal vez no lo decía para no preocuparnos".

Comentó que un par de días antes de la desaparición -Federico después viajó por 48 horas- le había llamado la atención que su padre no hubiese ido al gimnasio ni hubiera atendido el consultorio a la tarde. "Si yo hubiese estado lo habría llamado y 'marcado' más de cerca. En eso pienso ahora", agregó algunas horas antes de que el cuerpo de su padre hubiese sido encontrado quemado.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.