La frase que cambió todo: "En la casa del cura pasan cosas"

Gustavo Carabajal
Gustavo Carabajal LA NACION
El sacerdote argentino José Mercau
El sacerdote argentino José Mercau Fuente: Archivo
(0)
28 de septiembre de 2019  

La frase fue contundente: "Algunos de los chicos del hogar me contaron que en la casa del cura pasan cosas. El padre Mercau abusa de otros compañeros de ellos". Karina, quien se desempeñaba como maestra en el hogar San Juan Diego, en la localidad de Ricardo Rojas, en el partido de Tigre, dijo esas palabras ante la Justicia y dejó al descubierto que por lo menos cinco de los 21 chicos alojados en ese establecimiento habían sido abusados sexualmente, entre 2001 y 2004, por el sacerdote que debía cuidarlos: José Antonio Mercau.

Actualmente el cura está en libertad. La Justicia lo busca para notificarle que fue rechazado el recurso extraordinario que había presentado contra la condena de 14 años de prisión que un tribunal de San Isidro le impuso por violar a los chicos del hogar que dirigía.

Las víctimas fueron menores en situación de vulnerabilidad, que concurrían al hogar porque sus familias no podían darles de comer y en el establecimiento, además de alimentarlos, debían cumplir con el requisito de estudiar. El sacerdote tenía poder para decidir quién se quedaba en el hogar o quién volvía a su casa. Y el cura se aprovechó de esa situación, según quedó expuesto en la investigación. "Para qué lo voy a contar si ya es tarde", exclamó uno de los menores que se animaron a relatar el infierno que vivieron en el hogar en el que estaban como pupilos. Cuando el chico dijo esta frase tenía 17 años. Había sido abusado desde que tenía 12 años por el sacerdote.

Para resguardar su integridad, se mantendrá reserva sobre las identidades de ese testigo y de otras víctimas.

"Los abusos ocurrían algunos días de la semana y también los sábados. El padre me llamaba durante la madrugada. Cuando el cura te llamaba a esa hora sabía lo que me esperaba. Sabía que me iba a abusar. Entraba en la habitación y me esperaba desnudo", expresó la víctima. Mercau convalidó este testimonio y los dichos de otros cuatro chicos. En un juicio abreviado fue condenado a 14 años de prisión por abuso sexual agravado.

"Por las circunstancias en las que los abusos fueron cometidos, por su duración en el tiempo, por su carácter degradante y por la vejación sexual a la que fueron sometidos los menores, constituyeron actos que implicaron un grave agravio a la integridad sexual de las víctimas. También fue humillada su dignidad como seres humanos", expresaron en la sentencia los magistrados del Tribunal Oral N° 7 de San Isidro.

Expulsado de la Iglesia

Tan intenso era el miedo de los menores que, ante la imposibilidad de denunciar los abusos, grabaron en un casete los detalles de cómo fueron las vejaciones. "Teníamos miedo de que nos mandaran a otro lado. Por eso nadie se animaba a decir nada. Los viernes o sábados, cuando nos dejaban en penitencia, grabamos un casete relatando lo que pasaba. Después lo tiramos porque teníamos miedo de las represalias", expresó el testigo.

En noviembre de 2014, el papa Francisco resolvió expulsar de la Iglesia al cura Mercau. "El Santo Padre ha decretado la dimisión del presbítero José Mercau. Ha perdido automáticamente los derechos propios del estado clerical, quedando privado de todo el ejercicio del ministerio sacerdotal", consignó el comunicado oficial del Obispado de San Isidro.

Mercau pasó más de cuatro años preso. Parte de esa detención la cumplió de forma morigerada, en el monasterio benedictino Santa María, de la localidad bonaerense de Los Toldos, a 48 kilómetros de Junín. Ese beneficio había sido concedido, en 2010, por la Sala III del Tribunal de Casación Penal bonaerense. Pero "las autoridades de dicho monasterio solicitaron al tribunal que, por una cuestión de espacio, no podían seguir alojando a Mercau y rogaron reiteradamente que lo retirasen". Entonces, la defensa del cura acusado ofreció como alternativa que Mercau fuera alojado en una residencia para jóvenes de la localidad de O'Higgins.

Al realizar una inspección, los jueces comprobaron que el nuevo lugar para cumplir el arresto era un predio que no reunía las condiciones necesarias de una prisión domiciliaria, donde era posible que el acusado tuviera contacto con jóvenes, de entre 18 y 25 años, y donde no había posibilidades de poder restringir el acceso del imputado a internet. Entonces, el cura fue enviado al penal de Junín. En 2011, Mercau admitió que cometió los abusos contra los chicos y, en un juicio abreviado, fue condenado a 14 años de prisión.

Por la aplicación de la denominada ley del 2x1, que permitía computar doble cada día que un condenado pasara en la cárcel sin que la sentencia en su contra quedara firme, el cura logró que se licuara la pena y recuperó la libertad en 2014. La mencionada norma había sido derogada en 2004 a partir de una iniciativa de Juan Carlos Blumberg, pero estaba vigente en el momento en que ocurrieron los abusos de Mercau, entre 2001 y 2004. En este caso, la Cámara de Casación consideró que había que aplicar el principio de la ley más benigna y aceptó el pedido de la defensa del sacerdote para que se diera por cumplida la pena. En marzo de 2014 el cura abandonó el penal de Campana.

Todos los testimonios de las víctimas fueron ratificados por los psicólogos que realizaron entrevistas con los menores y confirmaron los daños sufridos por los chicos. "El menor ha padecido una situación traumática, con presencia de sintomatología compatible con abuso sexual. Ante una supuesta metodología de premios y castigos el niño se habría inhibido en su falta de poner palabras o verbalizar su vivencia sentida como un ataque al yo, expresando, de forma inconsciente, su temor y rechazo a través de la agresión o impulsividad", concluyó uno de los peritos.

Mientras el sacerdote cumplía su condena en el penal de Campana realizó una entrevista para solicitar que le concedieran las salidas transitorias. En una de esas charlas afirmó que, en su juventud, había concurrido a un taller de artes plásticas del profesor Peter Malenchini. Tanto Malenchini como Mercau tienen una imputación en común: ambos fueron acusados de haber abusado sexualmente de jóvenes a los que debían cuidar. Malenchini nunca fue condenado a pesar de haber sido denunciado por nueve alumnos del colegio San Juan el Precursor, de San Isidro, en el que dictaba clases.

Mercau, en tanto, integró el listado de los 64 sacerdotes denunciados por abusos sexuales en la Argentina. Admitió haber sido un abusador para evitar que lo condenen a una pena más grave. Cuando salió de prisión, regresó a Junín para pasar sus días en el colegio religioso dirigido por el sacerdote que en 2014 era vicario del Servicio Penitenciario Bonaerense. Pero los padres de los alumnos, al conocer la noticia sobre la presencia del cura, solicitaron que lo desalojaran de la institución. Entonces, Mercau se convirtió en un paria.

Expulsado de la Iglesia, ni siquiera la Justicia conoce hoy su paradero, ya que se lo busca para comunicarle el rechazo al recurso que presentó contra su sentencia.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.