Piden 6 años por abuso sexual para un fiscal que debía investigar delitos sexuales

Crédito: Captura de pantalla
(0)
6 de noviembre de 2019  • 23:43

Piden 6 años de prisión a un fiscal que investiga causas de delitos sexuales y que fue denunciado por abuso sexual. Según explicaron en TN, el acusado es Julio Castro, quien habría abusado de su exnovia y de empleadas. Glenda, una de las supuestas víctimas habló con ese medio y dijo: "Desde que se inició en el Ministerio Público Fiscal hasta el día de la fecha acosó, abusó y maltrató a los empleados".

Ella trabajaba en una fiscalía de Tribunal Oral en la que él subrogaba. Castro se le insinuó sexualmente y la invitó a salir. Ella hizo la denuncia ante la Procuración, pero -tal como relató- "estuvo dos años en un cajón, archivada". Glenda señaló que, en ese entonces, "lo corrieron" del juicio de Jorge Mangeri porque estaba la denuncia latente, aunque esta recién avanzó cuando, aproximadamente cuatro años después, el fiscal se postuló para ser juez federal. "Estuve en el Senado, y obviamente rechazaron su postulación para que pueda ser juez federal", contó la mujer.

Glenda explicó que ahora el sumario se abrió a Jury. "Dentro de la investigación que hizo la fiscal se descubrieron un montón de personas que habían sido víctimas, muchas mujeres y hombres que habían estado a su cargo y que sufrieron maltrato y acoso laboral", añadió la presunta víctima en una conversación telefónica con el canal televisivo. "A raíz de mi denuncia me voy enterando que hay muchísimas víctimas. Obviamente, ninguna pudo hacer la denuncia porque él tenía poder dentro del Procuración en ese momento y además ocupaba un cargo de fiscal importante. Entonces era hablar, decir algo, y que te echen de tu cargo y de la dependencia".

Según dijo, si bien no conoce a las otras víctimas de acoso, al leer sus relatos notó que Castro se manejaba con todas igual. "Son idénticos, es increible como a pesar de la cantidad de años y de la cantidad de víctimas, él se manejaba igual con todo el mundo", enfatizó.

"Con todas hacía lo mismo. Si te negabas a tener algo con él, te quitaba toda tu tarea jurídica y administrativa y te mandaba a sacar fotocopias. Después venía el traslado a otra dependencia. Ese era el castigo que tenías", explicó. Y siguió: "No ascendías más en ningún lado y nadie te quería porque él se encargaba de divulgar por todos lados que eras una mala empleada, que no servías, que eras conflictiva y que tenías problemas con todo el mundo. Sistemáticamente iba haciendo eso con todas las mujeres".

Glenda espera que el Procurador General no le acepte la renuncia para que él pueda someterse a juicio. "Aceptarle la denuncia sería que se jubile y cobre los privilegios", cuestionó. Y explicó: "Todos estos años estuvo gozando de licencia psiquiátrica y cobrando su sueldo, mientras los empleados que fuimos víctimas de él estuvimos trabajando, relegados en los puestos de trabajo y ninguno pudo ascender".

La mujer resaltó que las víctimas, incluida ella, "sufrieron muchísimo psicológicamente". "Yo estuve embarazada en esa época y tuve muchos problemas en el embarazo", recordó. En ese estado, la trasladaron de dependencia. "Costó un montón. Estuve todo el embarazo con licencia y con peligro de aborto", dijo. Y agregó: "Nadie te quiere en su dependencia porque hiciste una denuncia contra un fiscal. Estás estigmatizada para siempre y por todos lados". Este sumario -cuestionó- "la trabó" en su crecimiento laboral.

Enfática, solicitó: "Esperemos que esto termine en el Jury y que sea despedido como corresponde, que no tenga los beneficios porque todos vamos a estar pagando la jubilación de una persona que, desde que se inició en el Ministerio Público Fiscal hasta el día de la fecha acosó, abusó y maltrató a los empleados. No corresponde que siga teniendo sus privilegios y menos, la jubilación".

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.