Piden a agentes penitenciarios colaboración monetaria para el personal suspendido por la fuga de Ezeiza

Los carteles pidiendo colaboración para los agentes suspendidos fueron pegados en varios sectores del penal de Ezeiza
Los carteles pidiendo colaboración para los agentes suspendidos fueron pegados en varios sectores del penal de Ezeiza
Les descuentan 50 pesos del sueldo para "compensar la falta de percepción de haberes" de los funcionarios que fueron apartados tras la polémica huida de 13 presos
(0)
16 de octubre de 2013  • 17:27

Una serie de carteles pegados en el Complejo I de la Unidad Penitenciaria de Ezeiza generó polémica: los letreros anuncian que se descontarán 50 pesos del sueldo de los agentes que trabajan en el lugar para colaborar con el personal suspendido tras la salida de Víctor Hortel por la polémica fuga de 13 presos.

"Se lleva a conocimiento del personal del establecimiento, que en virtud del hecho de público conocimiento y que derivó en la suspensión de 16 funcionarios del Complejo, conforme fuera resuelto por el Director Nacional saliente, esta Jefatura ha dispuesto realizar un descuento monetario –tanto al personal superior como al personal subalterno-con el objeto de crear un fondo que será destinado a compensar en la medida de lo posible la falta de percepción de haberes del personal suspendido", dice el comunicado.

Según informaron a LA NACION fuentes cercanas a la causa, estos carteles fueron pegados en varios sectores de la cárcel. La medida, explicaron las fuentes, contempla la posibilidad de pedir que el dinero les sea devuelto, en caso de que haya agentes penitenciarios que no quieran colaborar con el fondo. También pueden elegir donar más dinero para los compañeros suspendidos.

La fuga

El pasado 20 de agosto se fugaron 13 internos de este Complejo de máxima seguridad, luego de realizar un boquete, cavar un túnel y atravesar varios alambrados perimetrales. Siete de los prófugos fueron recapturados.

El entonces director del Servicio Penitenciario Federal (SPF), Víctor Hortel, renunció a su cargo el mismo día en que se dio a conocer la fuga. "Soy el máximo responsable político de esta fuerza, asumo la responsabilidad que me cabe, por eso he presentado mi renuncia indeclinable", sostuvo en una conferencia de prensa, en la que también anunció el desplazamiento de otros funcionarios penitenciarios.

"Ni los celadores ni los inspectores cumplieron con su tarea. El personal de requisa tampoco encontró las herramientas. Los soldados en los dos puestos a 50 metros debieron haber visto los movimientos. También fallaron los soldados de guardia que debían estar apostados en los techos", aseguró Hortel.

En su lugar asumió Alejandro Marambio , quien ya había ejercido una gestión anterior en ese cargo. Su nombramiento se hizo en medio de críticas de varios organismos de Derechos Humanos, instituciones y funcionarios.

El fiscal federal de Lomas de Zamora, Adrián García Lois pidió que se investigue la presunta participación del personal penitenciario en la cinematográfica huida de los 13 presos, ya que consideró que la fuga no pudo llevarse a cabo sin la colaboración de los guardias penitenciarios.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?