Rosario: otros tres asesinatos en menos de 24 horas

Atacantes que llegaron en un automóvil y dos motocicletas balearon a vecinos que participaban de una fiesta callejera
Germán de los Santos
(0)
9 de febrero de 2020  

ROSARIO.- En menos de 24 horas otros tres asesinatos reafirmaron que la violencia pudo aún ser frenada en esta ciudad -se produjeron 28 homicidios este año- a pesar de la puesta en marcha de un plan de coordinación entre fuerzas federales y la policía de Santa Fe.

Un auto y dos motos frenaron de golpe frente a la muchedumbre, que había cortado la calle Virasoro al 3700 para celebrar una fiesta en el barrio San Francisquito. Los tiros enmudecieron a la gente. Las balas alcanzaron a un joven de 26 años, que murió pocos minutos después en el hospital e hirieron a otros tres, en una pelea barrial teñida por la sombra de la venta de drogas, con búnkeres que renacen a pesar de los operativos policiales. Desde el primer arribo de Gendarmería a Rosario en 2014 un búnker se derrumbó y se construyó otra vez, por lo menos tres veces.

Pocas horas antes ocurrió otro crimen en el centro de Rosario, donde un cuidacoches fue asesinado cuando quiso impedir que dos hombres en moto aprovecharan un corte de luz y robaran a una pareja que salía de un bar. Y ayer un hombre de 60 años fue encontrado en su departamento, en el centro de Rosario, atado y con un disparo en la cabeza.

Se produjeron 28 asesinatos en lo que va de este año en Rosario, donde los operativos conjuntos entre las fuerzas federales y provinciales, que se definió como estrategia hace dos semanas, en una reunión entre los ministerios de Seguridad de la Nación y Santa Fe, no mostraron hasta ahora resultados.

Los operativos que realizan los efectivos de Gendarmería, que son unos 2000 en Rosario, son intervenciones en algunos barrios, pero la policía tiene resentida su capacidad de patrullaje, algo que se hizo más notorio a partir del cambio de gobierno en Santa Fe. Y la presencia de los gendarmes se nota poco en la ciudad.

Hubo un corto lapso sin homicidios, entre el 30 de enero y el 4 de febrero, pero este fin de semana la violencia volvió a azotar esta ciudad, donde se repitieron hechos de extrema gravedad, con tres homicidios y dos policías heridos.

El viernes a la madrugada, José Luis Franco, un albañil de 55 años, fue acribillado de 12 balazos en su casa, en el barrio de Villa Diego, en la frontera sur de Rosario con Villa Gobernador Gálvez. Golpearon la puerta, Franco abrió y los sicarios lo empujaron y ejecutaron. Los investigadores sospechan que ese asesinato podría enmarcarse en una venganza contra uno de sus hijos, que está preso en la cárcel de Piñero.

Disparos en el centro

También anteayer, a las 21.30, en medio de un corte de luz en el centro, se produjo un hecho confuso en Cochabamba y Paraguay, a metros de la avenida Pellegrini, una zona llena de bares y restaurante, donde un cuidacoches fue asesinado de un disparo en el abdomen, luego de intervenir en un supuesto intento de robo a una mujer.

Luis Alberto Becerra Serna, de nacionalidad peruana, una persona conocida en la zona desde hace tiempo, murió luego de que dos hombres que se movían en un auto le dispararon. A esa misma hora, un patrullero de la policía de Santa Fe fue atacado a balazos en la zona sudoeste, donde una agente que se encontraba dentro del auto resultó herida por los vidrios que se rompieron con los balazos. El móvil policial se encontraba custodiando la distribuidora de bebidas de Oscar García, alias "Manco", donde el 7 de setiembre pasado se registró un feroz ataque de sicarios al mando de Mauricio Laferrara, hombre de confianza del narco Esteban Alvarado, preso en la cárcel de Piñero.

Laferrara fue imputado en octubre pasado de seis asesinatos y el "Manco" García quedó hemipléjico a causa del ataque a balazos donde murió un joven. Otro policía resultó herido de un balazo en la pierna en la zona sudoeste, cuando hacía tareas adicionales de custodia de una línea de ómnibus.

Siete horas después, en la madrugada, se produjo otro asesinato en Virasoro al 3700, en el barrio San Francisquito, ubicado en la zona sudoeste, un lugar conflictivo donde desde 2013 los crímenes se repiten en torno a los búnkeres que hay en la zona. A las 4.30 los vecinos de la zona habían cortado la calle donde se realizaba una fiesta. A esa hora llegaron un auto y dos motos y se desató un tiroteo, luego de que desde esos vehículos un grupo de jóvenes comenzara a disparar. Joaquín Pecci, de 22 años, falleció unas horas después en el hospital, donde quedaron internadas otras tres personas con heridas de bala.

En la mañana de ayer flotaba una fuerte tensión en ese barrio y la mayoría de los vecinos estaban en la puerta, como a la espera de que se repita un nuevo ataque, según comentó una mujer a LA NACION. En esa zona se cometieron media docena de crímenes en los alrededores de puntos de venta de droga, cerca de donde se encuentra la vía del Belgrano Cargas.

En abril pasado, en esa cuadra de Virasoro al 3700 la policía de Investigaciones secuestró un BMW blanco, que habrían usado gente vinculada a la banda de Los Monos para atacar a balazos tres bares de la zona de Pichincha, que pertenecían a rivales de los Cantero.

En la tarde de ayer, en tanto, el un hombre de 60 años fue encontrado por su hijo en un departamento en pleno centro, en Montevideo al 1400, con un disparo en la cabeza. La víctima se encontraba en ropa interior, en medio de un charco de sangre. El departamento estaba revuelto, pero no se trataría de un robo, según las primeras hipótesis.

Ayer se realizaron en la zona sudoeste, uno de los puntos de mayor violencia en la ciudad, diez allanamientos en el marco de la investigación del crimen de Dora Quiroga, una mujer de 63 años que murió de un balazo en la espalda al quedar en el medio de un tiroteo entre bandas. La Agencia de Investigación Criminal detuvo a dos sospechosos a los que les secuestraron armas, marihuana y cocaína. En los domicilios se incautaron una decena de celulares, tres armas de fuego, municiones, dinero en efectivo y un arma casera tipo tumbera.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.