Superación: en un peligroso barrio, creó un merendero y un club para honrar a su hijo asesinado

"Justicia por Toti" una de las tantas banderas colgadas dentro del club Sociedad de Fomento Darwin, para recordar al joven boxeador que murió cuando dos delincuentes le dispararon sin motivos en Villa Fiorito, Lomas de Zamora
"Justicia por Toti" una de las tantas banderas colgadas dentro del club Sociedad de Fomento Darwin, para recordar al joven boxeador que murió cuando dos delincuentes le dispararon sin motivos en Villa Fiorito, Lomas de Zamora Fuente: LA NACION
Belisario Sangiorgio
(0)
30 de julio de 2019  • 13:31

En la mañana del 17 de mayo de 2015, Joshua "Toti" Vaello -un joven de 21 años- fue asesinado de un tiro en el estómago cuando regresaba de un bar con sus amigos. Aquel día, caminaron en grupo y todos juntos llegaron a la intersección de las calles Darwin y Canadá; en esa misma esquina del barrio bonaerense de Villa Fiorito donde se reunían cada día, repentinamente, tres delincuentes aparecieron en un automóvil, sacaron sus armas y dispararon sin motivos contra los jóvenes. Pasaron cuatro años desde aquel homicidio y todavía los vecinos, amigos y familiares de "Toti" no pueden hablar sobre él sin llorar. No pueden recordarlo sin mirar el piso o el cielo para ahogar la tristeza de sus ojos.

Durante la noche, una tormenta cayó sobre estas calles, que ahora están inundadas. Cristian Vaello, el padre de "Toti", camina con calma por el barrio, y con la mirada firme recorre la misma vereda de tierra en la que murió su hijo. Tiene rabia, pero nunca buscó venganza. Por el contrario, junto a los amigos del joven asesinado, decidieron crear un merendero para los niños de la zona.Además, refundaron y sacaron adelante el club Sociedad de Fomento Darwin, una institución barrial adonde "Toti" jugó sus primeros partidos de fútbol, y que -pese a tener casi 60 años de historia- estaba completamente abandonado. Y fue así que el dolor sirvió como impulso para que un viejo galpón destruido se transformara, tras el quiebre de una muerte inesperada y con el esfuerzo de decenas de personas, en un club que actualmente funciona como el principal punto de reunión para los vecinos de Villa Fiorito.

Los niños festejan en el merendero luego de un partido de fútbol
Los niños festejan en el merendero luego de un partido de fútbol Fuente: LA NACION

"Cuando los chicos pasan una hora más en el club, están una hora menos en la calle. Por eso los convocamos, para que estén acá adentro. En las esquinas hay problemáticas como las drogas. Los que no tienen trabajo salen a robar y muchas otras cosas más. Por eso creamos los equipos de futsal", explica a LA NACIÓN Cristian Vaello, el padre de "Toti".

"No es fácil ser referente de estos chicos, que enfrentan diferentes problemas, pero ellos me respetan y eso me hace bien. A muchos de los pibes les salvamos la vida, pero también tenemos los casos de chicos que venían al club y que se han suicidado por sus adicciones", agrega el hombre.

En esta cuadra fue asesinado el joven de 21 años, durante la madrugada del 17 de mayo de 2015
En esta cuadra fue asesinado el joven de 21 años, durante la madrugada del 17 de mayo de 2015 Fuente: LA NACION

"Los chicos piden auxilio. Te llaman a las dos, tres de la mañana. Yo soy el entrenador de los equipos de fútbol y no quiero que estén en la esquina. En estas calles es así. Nos cuidamos entre nosotros. Perdí a mi hijo pero, ahora, de alguna forma, es como si tuviera 40 hijos. El club me permitió recuperar la vida luego de que mataron a Toti. Este lugar estaba casi abandonado. Los chicos venían a drogarse adentro del club... y ahora vienen de todos los barrios para conocernos por nuestros logros deportivos. Vienen chicos de otras zonas a entrenar y a sumarse a los equipos. Hay algunos jóvenes del barrio, seis o siete, que son referentes y tienen llaves de la cancha, porque preferimos que estén acá y no en la calle", cuenta Cristian.

Todos los domingos, el equipo principal convoca a decenas de personas en las gradas; antes de la muerte de "Toti", este lugar funcionaba como un estacionamiento.
Todos los domingos, el equipo principal convoca a decenas de personas en las gradas; antes de la muerte de "Toti", este lugar funcionaba como un estacionamiento. Fuente: LA NACION

Cristian, el padre de "Toti", junto a Lucas, un amigo de su hijo que ahora integra el equipo del merendero y también juega en un plantel del club.
Cristian, el padre de "Toti", junto a Lucas, un amigo de su hijo que ahora integra el equipo del merendero y también juega en un plantel del club. Fuente: LA NACION

El camino hacia una condena

En noviembre de 2017, el Tribunal Oral en lo Criminal 1 (TOC 1) de Lomas de Zamora condenó a Adrián Santillán Torres a la pena de 11 años de prisión, durante un juicio abreviado, por el homicidio de "Toti". Luego de asesinar al joven boxeador, Santillán Torres permaneció prófugo durante más de un año y escapó de al menos 20 allanamientos.

Por ese motivo muchas personas del entorno de la víctima presumen aún hoy en día que el criminal contaba por aquel entonces con algún tipo de protección. Con contactos relacionados a su historial delictivo. Sin embargo, finalmente, el homicida fue capturado en el partido de Ezeiza luego de un tiroteo con agentes bonaerenses.

Lucas y Joshua durante sus primeros partidos en la Sociedad de Fomento Darwin, cuando eran niños
Lucas y Joshua durante sus primeros partidos en la Sociedad de Fomento Darwin, cuando eran niños Fuente: LA NACION

Cuando murió mi hijo no sentí rencor, ni busqué venganza. Busqué justicia para que el asesino no cometiera otro delito, pero la justicia para los pobres siempre tarda un poco más
Cristian Vaello

"Toti" Vaello con su motocicleta nueva, poco tiempo antes de ser asesinado.
"Toti" Vaello con su motocicleta nueva, poco tiempo antes de ser asesinado. Fuente: LA NACION

Cuatro años después del crimen, parado en medio de la cancha de la Sociedad de Fomento Darwin, Cristian ríe y llora al mismo tiempo, mientras recuerda anécdotas, historias, imágenes: "Toti fue un amigo, un hijo, un compañero. Era un pibe sano, que practicaba boxeo y viajaba a las provincias para alentar a su club, Huracán. Nos abrazábamos siempre, íbamos juntos a la cancha y sacábamos fotos en la tribuna. Hasta que lo mataron, yo no era consciente de qué tan fuerte es el amor por un hijo".

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.