Tras la caída de las principales bandas narco bajaron 93% los homicidios en la villa 1-11-14

Dosis de cocaína y marihuana secuestradas en los últimos días en la 1-11-14
Dosis de cocaína y marihuana secuestradas en los últimos días en la 1-11-14 Crédito: Prensa Gendarmería
Pasaron de 28 asesinatos en 2015 a dos en lo que va del año; la ministra Bullrich atribuyó ese éxito al desbaratamiento de los principales clanes del Bajo Flores
(0)
15 de octubre de 2019  

Hasta hace cuatro años, la villa 1-11-14 tenía la tasa de homicidios dolosos más alta de la Ciudad: casi 70 cada 100.000 habitantes, cuando la media de asesinatos en territorio porteño era 14 veces menor. Tareas de campo 1específicas llevadas adelante por las fuerzas federales de seguridad permitieron a las autoridades advertir que el común denominador de esas muertes era el narcotráfico. Las guerras entre clanes paraguayos y bolivianos por el control del comercio de estupefacientes se dirimía a sangre y fuego y dejaba en el Bajo Flores su profunda marca de violencia. A falta de Estado formal, en ese enclave las reglas las dictaba el crimen organizado.

La estrategia para frenar las muertes violentas apareció, entonces, clara: había que desarticular el negocio narco y desbaratar a las bandas que lo llevaban adelante. Al mismo tiempo, era necesario llevar al barrio las instituciones formales del Estado para recuperar el territorio, llevar servicios y garantizar derechos a los 40.000 habitantes del asentamiento del sur porteño.

El plan detrás de la cabecera de playa asegurada por las fuerzas federales se llamó Barrios Seguros. Ayer, la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, presentó los resultados de cuatro años de implementación del programa. Aseguró que, fruto del desbaratamiento de las grande bandas narco que dominaban la escena, se consiguió, en cuatro años, una espectacular reducción en el número de homicidios dolosos; de 25, en 2015, a solo dos tanto en 2018 como en lo que va de este año. Una caída de casi el 93% en la cifra neta de crímenes.

Acompañada por el secretario de Seguridad porteño, Marcelo D'Alessandro; el secretario de Seguridad nacional, Eugenio Burzaco, y el senador Miguel Pichetto, candidato a vicepresidente por Cambiemos, Bullrich enfatizó: "En 2015 hubo 28 homicidios. En 2016, 13. En 2017, cinco. En 2018 y 2019, dos, ninguno de ellos por casos de narcotráfico. Eso significa una reducción del 92,86% de los homicidios en la 1-11-14. Es un avance fundamental en el cuidado de la gente, que influye en todos los barrios de la Ciudad y los lindantes de la provincia de Buenos Aires, y redunda en menos delito y menos venta de drogas".

Bullrich, con Pichetto, Burzaco y D Alessandro, al presentar el plan Barrios Seguros
Bullrich, con Pichetto, Burzaco y D Alessandro, al presentar el plan Barrios Seguros Crédito: Ministerio de Seguridad

Delante del producto de los múltiples operativos antinarcóticos llevados adelante en el Bajo Flores por la Gendarmería y la Policía Federal -cayeron varios de los "peces gordos" del narco local, pero el asentamiento aún está lejos de ser un terreno "seco" para el narcomenudeo-, Bullrich insistió: "Hemos tenido la desestructuración de las bandas más importantes que operaban en este barrio. Cuando llegamos, Marco Estrada [el peruano conocido como Marcos] estaba libre y vivía en un country de Ezeiza. Manejaba las operaciones desde ese barrio. Nosotros fuimos, hicimos tareas de inteligencia y volvió a estar donde debía estar: preso. Hoy está detenido y es juzgado por asociación ilícita, homicidios y varios hechos más que, esperemos, tengan la condena que deban tener".

Y enfatizó: "Podemos decir que no hay un milímetro de la 1-11-14 en el que no esté el Estado y sí esté el estado narcocriminal que dominaba este territorio" de 34 hectáreas detrás del cual se yergue el estadio de San Lorenzo de Almagro.

Hubo otros datos puestos sobre relieve para enfatizar la productividad de las fuerzas federales de seguridad y el efecto de esos resultados tanto en la estadística como en la ocupación del espacio público.

Se pasó de 11 procedimientos por infracción a la ley 23.737 de drogas en 2016 a 696 en lo que va de este año, realizados por la Unidad de Policía Barrial (UPB), integrada por dotaciones de la Gendarmería con presencia permanente en la zona. En total, sumando datos de todas las fuerzas se llegó a 1106 procedimientos. Fueron 36.791 los operativos de prevención hechos por gendarmes.

La Policía Federal secuestró en el barrio 803,62 kilos de marihuana y 71,34 de cocaína. La Gendarmería incautó 271,52 kilos de cannabis y 67,44 de cocaína. En total: 1075,17 kilos de marihuana y 138,78 de cocaína.

Bullrich sostuvo que desde la implementación del Programa en la villa 1-11-14 fueron aprehendidos 269 sospechosos entre 2014 y 2016, mientras entre 2017 y 2019 los arrestos treparon a 1462 arrestos, un incremento del 543 por ciento.

Concluyó que con la política de intervención multiagencial -se construyó un centro de salud, se instaló un centro de acceso a la Justicia y se mejoró la infraestructura habitacional-, los talleres culturales y deportivos de inclusión y contención, y la acción temprana de asistencia se consiguió bajar los niveles de violencia.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.