Una ciudad preocupada por la escalada de ataques juveniles