Uno de los detenidos por el raid delictivo en la Horqueta era un veterano secuestrador

La detención de Desideri y Pereyra, sospechosos de una ola de robos violentos en La Horqueta, tras una persecución y tiroteo en Beccar
La detención de Desideri y Pereyra, sospechosos de una ola de robos violentos en La Horqueta, tras una persecución y tiroteo en Beccar Crédito: Policía Bonaerense
Gustavo Carabajal
(0)
9 de junio de 2020  • 12:06

Uno de los dos integrantes del grupo que protagonizó un violento raid delictivo el viernes pasado en la zona de La Horqueta formaba parte de la banda de secuestradores conocida como "los cortadedos", que entre 2002 y 2004 comandó Sergio Leiva, el "Negro Sombra".

Se trata de Nicolás del Valle Desideri, alias Tita, que fue apresado ayer en Udaondo al 2100, cerca de la villa Uruguay, de Beccar, en la zona donde hace 16 años fue aprehendido cuando estaba prófugo por el secuestro de Pablo Belluscio,mantenido cautivo durante 43 días entre septiembre y noviembre de 2003, tiempo en el que le cortaron un dedo y se lo enviaron en una caja de cartón a su padre, como prueba de vida, para obligarlo a pagar el rescate.

Desideri fue atrapado luego de una persecución y tiroteo con efectivos de la policía bonaerense en Beccar; minutos antes había sido detenido, en Uruguay y Udaondo, uno de sus cómplices, identificado como Oscar Villagra Pereyra.

Desideri y Villagra Pereyra están acusados de integrar el grupo delictivo que el viernes pasado, minutos después de las 6, asaltó a un canillita en Mansilla al 1100, le robó el Volkswagen Gol Trend y luego irrumpió en la casa de un vecino, situada en Uspallata al 1100, donde se apoderó de dinero en efectivo, una notebook, celulares y joyas.

Nicolás del Valle Desideri
Nicolás del Valle Desideri Fuente: LA NACION

Al revisar los antecedentes de Desideri, los investigadores establecieron que estuvo procesado por integrar una de las bandas de secuestradores que azotó el Gran Buenos Aires entre 2002 y 2004.

Según fuentes policiales, dicha organización era comandada por el "Negro Sombra" y habría sido responsable de los secuestros de Ernesto Rodríguez, padre del empresario Jorge "Corcho" Rodríguez; de Mirta Fernández, a la que le amputaron un dedo y la violaron durante su cautiverio, y de Belluscio, todos hechos cometidos entre 2003 y 2004.

Fuentes policiales indicaron que Desideri nunca fue acusado por los secuestros de Fernández y Rodríguez. En cambio fue imputado en el hecho que tuvo como víctima a Belluscio, ocurrido en septiembre de 2004, en la zona de las Barrancas de Martínez.

Al igual que en el caso de Fernández, los secuestradores le amputaron la falange de un dedo para obligar a su familia a que pagara el rescate.

Belluscio fue liberado después de 43 días de cautiverio, luego de que su padre pagara $100.000 de rescate, tras una negociación que se había iniciado en una exigencia de 300.000 dólares.

Además del caso Belluscio, a Desideri lo procesaron por otro secuestro extorsivo y por la supuesta responsabilidad en el homicidio de Víctor Lenarduzzi, ocurrido en mayo de 2004.

A pesar de haber sido procesado por hechos tan graves, Desideri estaba en libertad y se dedicaba a robar.

Su exjefe en la denominada banda de "los cortadedos" también está en libertad. A principios de este año Leiva fue beneficiado con la libertad condicional, a pesar de que la condena que le aplicó un Tribunal Oral Federal de San Martín por una serie de secuestros vencía en abril de 2031.

Una jueza de dicho tribunal le concedió el beneficio porque había cumplido las dos terceras partes de la pena y porque tenía buena conducta.

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.