Alika Kinan Sánchez, la sobreviviente de una red de trata que sentó un precedente mundial