"Amiga, llegaste?": la manifestación viral en las redes tras el femicidio de Agustina Imvinkelried

Un grupo de amigas colgó un cartel en Tribunales con un mensaje que alude a los recaudos que toman las mujeres para protegerse a la vuelta de una salida por la noche
Un grupo de amigas colgó un cartel en Tribunales con un mensaje que alude a los recaudos que toman las mujeres para protegerse a la vuelta de una salida por la noche
Stephanie Chernov
(0)
16 de enero de 2019  • 21:06

"¿Amiga, llegaste?", "avisá cuando llegues", "no me puedo ir a dormir hasta que no me mandes ese mensaje", "compartime la ubicación en tiempo real", "mandame los datos del conductor del Uber". Los enunciados se diferencian entre sí, pero aluden a un mismo problema: los recaudos que toman las mujeres a la hora de volver a sus casas, generalmente tras una salida a la noche.

En 2019, hubo un femicidio cada 48 horas

10:24
Video

El femicidio de Agustina Imvinkelried, la adolescente de 17 años que al salir del boliche en la localidad santafesina de Esperanza fue interceptada por Pablo Trionfini, un hombre de 39 años que se suicidó y es el principal sospechoso, generó estupor y una inmediata movilización en las redes sociales, donde la familia de la joven acudió antes de que la hallaran asesinada para activar una búsqueda tras su desaparición.

Entre todos los mensajes producto de la conmoción y la angustia, una manifestación bajo la consigna #AmigaLlegué cobró especial magnitud y cada vez más mujeres se empezaron a sumar con sus mensajes. Agnes Simon, una abogada y cantante de 24 años que se encuentra en las redes sociales bajo el pseudónimo "Femigangsta", compartió una publicación en su cuenta de Instagram que puso de manifiesto la red de contención y compañerismo que existe entre las mujeres por miedo a que les suceda algo en el trayecto que las separa del lugar del encuentro a sus hogares.

View this post on Instagram

Si pongo en el buscador de WhatsApp "llegué", en todas mis conversaciones con amigas esta presente la preocupación. "Llegaste?" "pudiste llegar bien?" "espero a que llegues con vida". La que llegó se queda despierta hasta el mensaje que avise que su amiga pudo llegar y si llegó bien, es decir si ningún varón le mostró sus genitales, la abusó, la intimidó, la acosó o la agredió en el camino. Nos mandamos las ubicaciones por si desaparecemos en el trayecto, o la foto con los datos del conductor. Nos mandamos audios fingiendo que somos esperadas en la puerta para que el conductor escuche. Cuando nos enteramos de un nuevo femicidio, muchos varones aparecen expresando que a ellos también los matan, y los matan más. No me parece poco importante, pero les pregunto, en su día a día: ¿es parte de su rutina cuidarse de nosotras? ¿a cuántos amigos les comparten su ubicación por si no llegan a su casa? ¿avisan todas y cada una de las veces que salen, si llegaron, y si llegaron bien? ¿si no llegan, la principal preocupación es que hayan sido violados y asesinados? ¿que recaudos tienen que tomar para vivir a pesar de nosotras? ¿en que medida las causas de su muerte tiene que ver con el rol que se le asigna a la mujer y sus "atributos"? ¿tiene que ver con una larga historia de discriminaciones y abusos? Creo que si imprimo, recorto y pego todas las veces que avisé que llegue para que nadie presuma que un tipo me mató en el camino, te empapelo la ciudad. ¿Ustedes, qué onda?

A post shared by [R][R][R] (@femigangsta) on

La imagen que subió es un collage con varios mensajes de WhatsApp que intercambió con sus amigas. "Si pongo en el buscador de WhatsApp "llegué", en todas mis conversaciones con amigas está presente la preocupación. 'Llegaste?', 'pudiste llegar bien?', 'espero a que llegues con vida’, escribió en el texto que acompaña la publicación. Y continuó: "Cuando nos enteramos de un nuevo femicidio , muchos varones aparecen expresando que a ellos también los matan, y los matan más. Les pregunto, en su día a día: ¿es parte de su rutina cuidarse de nosotras? ¿A cuántos amigos les comparten su ubicación por si no llegan a su casa? ¿Avisan todas y cada una de las veces que salen, si llegaron y si llegaron bien? ¿Si no llegan, la principal preocupación es que hayan sido violados y asesinados? ¿Qué recaudos tienen que tomar para vivir a pesar de nosotras?".

El posteo, que fue publicado hace dos días, tuvo una repercusión muy fuerte e inmediata, con más de 56.000 "Me gusta" y más de mil comentarios. Además, muchas seguidoras de la abogada se sintieron identificadas con la imagen y compartieron sus propias capturas de pantalla, que demuestran que es una realidad que atraviesa a todas las mujeres por igual y especialmente a las más jóvenes.

A raíz del impacto de su publicación, Agnes Simon se reunió con tres amigas y pusieron en común experiencias y reflexiones acerca de este hábito naturalizado fruto del riesgo latente que corren los mujeres cuando circulan solas por la vía pública. Para visibilizar y lograr que se instale y expanda la conversación, las cuatro mujeres hicieron un cartel representativo de un globo de conversación de WhatsApp con la leyenda: "Amiga, llegaste?", que luego colgaron en Tribunales.

Agnes, en diálogo con LA NACION, dice: "‘Amiga llegué" es como las mujeres readaptamos nuestra rutina para generar una red de cuidados entre nosotras porque sabemos que cualquiera puede venir a hacernos algo y es moneda corriente". Y se explaya: "Convivimos con la idea de que es muy posible de que alguien nos abuse, nos acose, nos viole y nos mate. Vivimos distinto, no podemos gozar de las mismas libertades que un par varón porque somos castigadas por vivir en libertad", agregó la joven abogada con más de 163 mil seguidores en Instagram.

Cuando reflexiona sobre el impacto de la manifestación, dice que "sirve para visibilizar pero no soluciona". Y finaliza: "Se soluciona con políticas públicas, con presupuesto, con educación y cuestiones que no dependen de mí. Yo me puedo manifestar pero no estoy adentro de la política para transformar la realidad".

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.