Cinco highliners marcaron en Puerto Madero el récord urbano para la Argentina

Los highliners que marcaron el récord urbano para la Argentina

00:26
Video
Caminaron sin perder el equilibrio por una cuerda de 150 metros de largo atada a 80 metros de altura entre dos torres
Fernando J. de Aróstegui
(0)
26 de noviembre de 2018  

Cinco deportistas lograron ayer sustraerse del clima crispado por la segunda suspensión de la final de la Copa Libertadores y, dominando con una serenidad helada sus sistemas nerviosos y sus cuerpos, establecieron un récord extraordinario. Ataron una cinta de 2,5 centímetros de ancho a las cimas de dos torres de Puerto Madero separadas 150 metros y, a 80 metros de altura, cruzaron caminando una y otra vez entre los dos edificios. Fue un hito del highline, disciplina que también encierra una exigente filosofía de vida.

Uno de los deportistas que "jugaron" en el aire
Uno de los deportistas que "jugaron" en el aire Crédito: Patricio Pidal/AFV

En la calle, un puñado de paseantes domingueros disparaban pasmados sus cámaras contra el tormentoso cielo porteño para fotografiar a una figura del tamaño de una hormiga que se balanceaba sobre la sutil línea de nylon que unía los edificios. Se trataba de Federico Cantú, de 23 años, mendocino, que llegó a Buenos Aires con el propósito de batir el récord urbano de highline en la Argentina. La travesía entre ambos extremos le tomó apenas ocho minutos. La recorrió ida y vuelta varias veces; pero no se conformó solo con eso. Además, en cualquier punto del recorrido de pronto comenzaba a rebotar sobre la cinta elástica, que subía y bajaba un par de metros. Por fin, se paró de cabeza. Vestía apenas una remera, un short y una vincha. Y andaba descalzo para sentir la cinta. "Voy mirando a la gente, me río, me gusta mucho jugar en la cinta", contó risueño Federico. "Es una meditación activa, estás presente en cada momento y sentís con claridad cada parte de tu cuerpo", explicó.

Los highliners que marcaron el récord urbano para la Argentina

00:25
Video

Aunque los highliners discurren por encima de una cinta, en realidad el verdadero equilibrio deben lograrlo entre el cuerpo y la mente, lo que requiere una concentración absoluta. "Los pensamientos son el principal obstáculo para conservar el equilibrio. Hay que evitar que la mente empiece a divagar", dijo Carolina Bret, de 29 años, que también participó del récord y se encontraba radiante. Advirtió que los principiantes son asaltados por los pensamientos, pero que con el entrenamiento se aprende a controlarlos. Por eso existe un fuerte vínculo entre el highline y el yoga y la meditación. Y son muchos los highliners que también practican estas dos disciplinas para desarrollar una atención plena que les permita "estar presentes" en cada instante. "Ahí arriba me siento pura, en plenitud, libre y conectada conmigo misma", explicó Bret. Y agregó: "Es superarte, entenderte y perdonarte [por los errores y caídas]". Pero lo más importante es que subo para disfrutar, no para sufrir: "Genera mucha satisfacción".

Se calcula que en la Argentina existe una comunidad activa de unos 80 highliners. Los focos más importantes se encuentran en Buenos Aires, Mendoza, Córdoba, Neuquén y Rosario, y se comunican por medio de sus respectivas páginas de Facebook. La mayoría de los practicantes trabajan en grupo porque la instalación de la cinta es complicada. Cantú explicó que la edad ideal para practicar este deporte se extiende entre los 17 y los 50 años, aunque aclaró que los chicos pueden practicarlo desde los ocho años porque aprenden con mayor facilidad. "A quien quiera iniciarse en el highline le recomiendo que trate de sumarse a una comunidad, porque aprenderlo solo es mucho más dificultoso", explicó Cantú.

Federico Cantú, uno de los deportistas que

00:33
Video

El evento, organizado por la productora Saturno BA en el complejo Madero Harbour, supone un hecho excepcional porque el highline es un deporte que se practica en la naturaleza, donde la cinta suele atarse entre dos cerros. Practicarlo en las ciudades es más complicado debido a la dificultad para obtener los permisos que exigen la Prefectura, la policía y las municipalidades. El récord argentino de highline lo ostenta Iván Avaca, que logró recorrer 675 metros entre dos cerros de Mendoza y que ayer también caminó en Puerto Madero.

Federico Cantú, uno de los deportistas que "jugaron" en el aire
Federico Cantú, uno de los deportistas que "jugaron" en el aire Crédito: Patricio Pidal/AFV

Alejandro Salvó, de 31 años, programador, es otro de los highliners que desafiaron las alturas porteñas. "Es un estilo de vida: te enfrentás a tus miedos y aprendés a conectarte con vos mismo", consideró. Agregó que "la cabeza" juega un papel muy importante porque las sensaciones se experimentan exacerbadas. "Sentís una máxima frustración cuando no lográs conectar con la cinta y te caés, y después podés sentir que estás exactamente en el lugar indicado del mundo y vivís el momento presente con una gran intensidad", comparó.

Los highliners que marcaron el récord urbano para la Argentina

00:15
Video

Para los highliners una caída no es una derrota, sino un componente elemental de su filosofía, que exige la capacidad de volver a pararse y aprender a detectar los errores, como identificar que una mano fue movida ligeramente demás. "Caerse es muy divertido", se rió Bret, aunque admitió que en un principio las caídas pueden ser frustrantes.

También la alimentación es importante para muchos. "Tomé más conciencia de lo que como. Antes comía lo que había en casa", dijo Bret. Ahora agregó a su dieta más alimentos orgánicos, cereales y verduras. Y dejó las gaseosas. "La carne ya no me atrae tanto porque me hace más pesada", comparó. Entrena todos los fines de semana en una fábrica abandonada de la zona norte. Cantú explicó que es importante no comer antes de subirse a la cinta porque el deportista podría descomponerse. Aunque él no le presta tanta atención a la alimentación y aseguró que no es necesario ser vegetariano. "Soy amante del asado", se rio.

Junto con ellos cuatro, participó del desafío Lautaro Arrellano.

Los highliners que marcaron el récord urbano para la Argentina

00:18
Video

Los highliners que marcaron el récord urbano para la Argentina

00:17
Video

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?