Coronavirus en la Argentina: en la ciudad, se triplicó la cantidad de personas asistidas en comedores comunitarios

El Comedor Tortuga Manuela, uno de los espacios que recibe asistencia alimentaria en medio de la pandemia del nuevo coronavirus
El Comedor Tortuga Manuela, uno de los espacios que recibe asistencia alimentaria en medio de la pandemia del nuevo coronavirus Crédito: GCBA
Gonzalo Prado
(0)
15 de julio de 2020  • 16:51

En los casi cuatro meses que lleva la cuarentena obligatoria como consecuencia de la pandemia del nuevo coronavirus (Covid-19), el gobierno porteño debió triplicar la asistencia alimentaria, según registros del Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat a los que tuvo acceso LA NACIÓN. En concreto, de las 102.000 personas por mes que recibían alimentos por parte de las autoridades, se pasó a 353.000.

Desde el 20 de marzo pasado, fecha en la que comenzó el aislamiento obligatorio, mes a mes más personas necesitaron recurrir al Estado para recibir ayuda alimentaria. En abril la cifra ascendió a 214.500, en mayo llegó a 260.500 y el mes pasado cerró con 353.800.

Esta asistencia se encuentra concentrada en la distribución directa de mercadería en 4925 hogares a lo que se suman 56 puestos fijos distribuidos en 14 barrios, en donde las personas que requieren de la asistencia recogen diferentes bolsones de alimentos.

"Con las necesidades del nuevo contexto se reforzó la política de seguridad alimentaria y hoy el auxilio alcanza a más de 350.000 personas. Nuestro objetivo en este panorama complejo es que a nadie le falte un plato de comida.", afirmó María Migliore, ministra de Desarrollo Humano y Hábitat de la Ciudad.

A eso hay que sumarle los Centros de Primera Infancia y los Jardines comunitarios en donde son asistidos 12.000 niños, pero se hizo extensiva la ayuda al total del grupo familiar, por lo que la cifra ascendió a 36.000 personas, al vislumbrase al primer mes de la cuarentena el impacto económico que tendría.

El comedor Pastorcito
El comedor Pastorcito Crédito: GCBA

Sistema de reparto

Para evitar el contagio en las personas que se encargan de repartir los alimentos, y por la imposibilidad de que los que lo reciben se trasladen hacia los merenderos, se implementó un sistema de reparto de entregas en puntos fijos, sobre todo en los lugares más poblados. Además, el hecho de llevar la asistencia directamente a los barrios aumentó la cantidad de personas que la requerían. Según explicaron, en muchos casos empezaron a ver un refuerzo de vecinos que hasta antes de la pandemia llegaban con lo justo. Solo en el primer mes de la cuarentena se duplicó la cantidad de personas que eran asistidas: de 102.000 a 214.000.

"Hoy desde el Ministerio estamos trabajando en acompañar esta situación de crisis, y diseñando los planes para reestructurar la política social y plegarla a lo productivo. Creemos que es posible hacer este camino y que nos convoca a recorrerlo desde el consenso", agregó Migliore.

En mayo el aumento se explica, de acuerdo a lo que afirman las autoridades, a la puesta en marcha del sistema de delivery para entregar la comida. De ahí, el salto a 260.500 asistidos. A la par, los puestos que ya estaban funcionando se reforzaron especialmente en las comunas 1,4, 7, 8 y 9.

Operativos

Por otro lado, y en consonancia con estas políticas, desde la Secretaría de Asistencia y Cuidado Inmediato, a cargo de Maximiliano Corach, se aumentó la asistencia a las personas en situación de calle que buscan alimento en los gazebos que se montan por el Operativo Frío y que son enviados para cumplir el aislamiento obligatorio en los 9 dispositivos que se montaron para recibirlos. En total, se aumentó en 1000 plazas la capacidad de los paradores y uno de estas nuevas locaciones, la de Parque Roque, se pensó en módulos que se pueden cerrar para poder aislar por 14 días a las personas que buscan refugio luego del comienzo de la cuarentena.

El objetivo es que no tengan contacto, hasta que se confirme que no tienen síntomas de coronavirus, con el resto de las personas en situación de calle que están en los paradores. Una vez que pasan las dos semanas son trasladados.

Comedores escolares

Además durante la pandemia se realizaron, mediante el Ministerio de Educación, a cargo de Soledad Acuña, nueve entregas quincenales de canastas de alimentos para los niños que recurren a los comederos escolares con un total de más de tres millones entregadas, es decir aproximadamente 430.000 raciones por entrega, entre ellas 135.000 son de almuerzos, 230.000 son desayunos y cerca de 80.000 refrigerios.

Según explicaron desde el ministerio, para la distribución se respetó el esquema que tenía cada alumno antes de la cuarentena. Es decir, si recibía el almuerzo y la merienda en la escuela, recibe lo mismo en la canasta.

A esto se sumó que, por primera vez, se decidió continuar con la entrega de canastas aun en vacaciones de invierno cuando los comedores escolares suelen estar cerrados. La decisión se tomó luego de que, mientras comenzaron con el reparto de la mercadería, en Educación empezaron a recibir consultas de diferentes vecinos para conocer cómo podían tramitar la beca alimentaria para sus hijos para poder también recibir esa asistencia. El aumento en estas becas significó una erogación de $250 millones extra solamente en esa partida.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.