Cortaba el pasto para mantener a su hijo, su caso se viralizó y ahora abrió su propia pizzería

Crédito: Facebook
Lucas Parera
(0)
19 de diciembre de 2018  • 13:05

"¿Vos qué harías si tenés un hijo, quedás viudo, y la niñera te cobra más de lo que ganás?", pregunta a LA NACION Gustavo García, de 48 años. "Yo me considero un animal de laburo. Y pienso que si te esforzás, tarde o temprano los objetivos salen. Yo tardé dos años. Eso, sí, con mucha ayuda".

El 15 de julio de 2016, la mujer de Gustavo sufrió un ACV y falleció. Entonces, García tuvo que renunciar a su empleo de cocinero para poder cuidar a su hijo de dos años. Para trabajar, compró una cortadora de pasto. Y sucedió algo inesperado: una vecina fotografió a Gustavo y lo compartió en Facebook. El posteo se viralizó en todo el país.

"Trabajo hace dos años en la municipalidad de Lomas de Zamora, gracias a esa foto que se viralizó. Me cambió la suerte. Y me dieron el mejor lugar para mí: el taller Protegido N°1. Ahí les cocino a 80 chicos con capacidades diferentes, que para mí son compañeros de trabajo", dice Gustavo, orgulloso.

"Pero como están las cosas, quería tener también mi propio emprendimiento", aclara. "Una familia me regaló un horno, un amigo me regaló una maquina de cortar fiambre y otra señora del trabajo, Ester, me regaló un freezer. Y dije bueno, es una oportunidad. Me puse una pizzería, en mi casa, obviamente, para estar con mi hijo".

A Gustavo le gusta destacar que sin la solidaridad de sus vecinos no podría haber salido adelante. "Me ayudaron mucho. Me veían trabajar hasta altas horas de la noche, porque yo modifiqué mi casa para hacer un local", dice. De hecho, lo ayudaron hasta con el cartel de su nueva pizzería. "El cartel me lo hizo un amigo de la infancia, que tiene una empresa de cartelería. Me lo hizo de onda. Todos colaboraron, estoy muy agradecido con todos. Emocionado y agradecido".

Pero no todo fue tan fácil. "Hice un evento, porque saqué un préstamo para arrancar con el negocio, pero no me alcanzaba. Y en el evento casi se me prende fuego la casa. Hubo un problema eléctrico, es una casa vieja. Por suerte la municipalidad vio el esfuerzo y todas las complicaciones que se me daban y me dieron una mano grande. Si no hubiera sido por eso, yo estaría hoy en día todavía haciendo la estación de luz que se me quemó esa noche", cuenta Gustavo.

"Gracias a Dios, a la Municipalidad y a todos los compañeros, con mucho esfuerzo hicimos otro evento el 15, como despedida de año y para recaudar fondos. Y la semana siguiente abrimos la pizzería".

-¿Qué le dirías a una persona que está en una situación similar a la que vos viviste hace dos años?

-Que hay que lucharla, no queda otra. O te deprimís en la cama y te dejás morir o la peleás, y yo siempre fui de pelearla, por mi hijo. Si la peleás es más fácil, si te dejás estar nadie te va a ayudar. En la cama, deprimido, llorando, no ganás nada. La tenés que pelear, la vida es así. Te da y te quita. Y cuando te da tenes que aprovechar, y cuando te quita, bueno, no es algo especial para vos, la vida nos quita a todos, todos tenemos seres queridos que se nos van. Hay que seguir adelante.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.