Curioso hallazgo: astrónomos descubren un cometa con su propia aurora boreal

El novedoso descubrimiento fue realizado por la misión Rosetta de la Agencia Espacial Europea, en conjunto con instrumentos de la Administración Nacional de Aeronáutica de la NASA
El novedoso descubrimiento fue realizado por la misión Rosetta de la Agencia Espacial Europea, en conjunto con instrumentos de la Administración Nacional de Aeronáutica de la NASA Crédito: Bill Peters/APOD NASA
(0)
22 de septiembre de 2020  • 18:40

Por primera vez en la historia de la astronomía, científicos pudieron observar un cometa con aurora boreal propia. El fenómeno fue registrado por instrumentos de la Administración Nacional de Aeronáutica de la NASA, a bordo de una misión espacial europea, y fue difundido este lunes en un artículo de la revista Nature.

El fenómeno de las emisiones ultravioletas se había observado en otros planetas o en sus lunas, pero es la primera vez que se ve en este tipo de cuerpos celestes
El fenómeno de las emisiones ultravioletas se había observado en otros planetas o en sus lunas, pero es la primera vez que se ve en este tipo de cuerpos celestes

El cometa, que tiene la particularidad de emitir una luminosidad que recuerda a las auroras boreales del planeta Tierra, se denomina 67P/Churiumov-Gerasimenko. El descubrimiento fue realizado por la misión Rosetta de la Agencia Espacial Europea (ESA), que fue lanzada en marzo de 2004 con objeto de investigar la composición y las características de ese objeto astronómico.

La auroras ultravioletas son comunes en los polos de la Tierra y se han visto también en Júpiter y en las lunas de Saturno, Urano y Marte, pero nunca se habían visto en un cometa.

La misión Rosetta, enviada por la Agencia Espacial Europea, tomó imágenes del cometa 67P/Churiumov-Gerasimenko entre los años 2014 y 2016
La misión Rosetta, enviada por la Agencia Espacial Europea, tomó imágenes del cometa 67P/Churiumov-Gerasimenko entre los años 2014 y 2016 Crédito: NASA

Rosetta orbitó alrededor del 67P/Churiumov-Gerasemenko durante 2014 y 2015 y envió un módulo de aterrizaje Philae para descender a su superficie.

El 30 de septiembre de 2016, la nave realizó su maniobra de descenso para colisionar sobre el cometa, algo que permitió estudiar el entorno de polvo, gas y plasma que se encontraba en las cercanías de su superficie. También fue posible captar, gracias a esta misión, imágenes de alta resolución.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.