Dos casos, dos resultados

Alberto Armendáriz
Leonardo Tarifeño
(0)
9 de junio de 2016  

Un vagón de subte exclusivo para mujeres, en Río de Janeiro
Un vagón de subte exclusivo para mujeres, en Río de Janeiro Crédito: Nicole Becker / DPA

BRASIL: un sistema muy demandado

RÍO DE JANEIRO.- En Brasil, sólo Río de Janeiro y Brasilia adoptaron los vagones exclusivos para mujeres en el metro. En 2006, Río de Janeiro fue la primera en implementarlos para los horarios pico de los días laborales (entre las 6 y las 9, y entre las 17 y las 20), con la obligación de que cada convoy tenga al menos uno de estos vagones. Éstos son muy buscados por las mujeres y pueden ser abordados también por chicos. Sin embargo, en los últimos tiempos hubo varios casos de acoso por parte de hombres infiltrados. Por eso, recientemente la Asamblea Legislativa impuso multas de entre 50 y 300 dólares para los hombres que se nieguen a bajarse y para la empresa concesionaria del metro. En Brasilia, el sistema fue incorporado en 2013 pese a las críticas de los grupos feministas que señalan que se trata de una suerte de segregación.

MÉXICO: magros resultados

CIUDAD DE MÉXICO.- En esta ciudad, más del 65% de las mujeres que usa el transporte público asegura haber sufrido algún hecho de acoso sexual durante un viaje. Y de todos los sistemas de transporte, el metro es el apuntado como el escenario de mayores situaciones de abuso. Para combatir la violencia contra las mujeres en el metro, el metrobus y el tren ligero, en mayo de 2007 el gobierno de la Ciudad de México implementó el programa "Viajemos seguras", que instaló vagones de uso exclusivo para las mujeres, refuerzo de vigilancia policial y despliegue de personal femenino de seguridad. A casi 10 años de su instauración, los resultados son magros: la tasa de denuncias se mantuvo estable, muy posiblemente por el acuerdo moral o económico previo con el que la ley elimina la posibilidad de la denuncia. A su favor, la medida hace visible un problema social.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.