El alcohol... ¿fija las grasas?

Dr. Daniel López Rosetti
Una creencia que repetimos en cada brindis o ingesta de alcohol: qué hay de verdadero o falso en tal afirmación
(0)
10 de mayo de 2016  • 00:47

Curiosa época la actual donde es más fácil fisurar un átomo que un prejuicio, sentenció Albert Einstein. Algo parecido sucede con los mitos en general y con la mitología médica en particular. La cantidad de mitos relacionados a la salud son innumerables, algunos de ellos nos acompañan hace miles de años.

Los relacionados con el peso corporal están entre aquellos que más frecuentemente se escuchan, a todo el mundo le interesa controlarse, ya sea por salud o por estética. Hay asimismo palabras que "pegan" justo como para construir mitos difíciles de derribar. Uno de ellos, que los médicos escuchamos en cada consulta o incluso en almuerzos y cenas de familiares y de amigos es que el alcohol "fija las grasas". Es que en realidad la palabra "fija" es pegadiza y hace pensar, casi naturalmente, que la grasa que ingerimos con los alimentos queda adherida al abdomen como si el alcohol fuera una suerte de cemento instantáneo que condena a la panza. Bueno, en realidad es algo falso que tiene algo de cierto. Espere, no se sobre preocupe que vamos a tratar de aclararlo.

Cuando comemos cualquier comida, que tenga algún contenido graso, en gran o menor cantidad, y lo acompañamos con alguna bebida alcohólica, digamos vino, es falso que el alcohol adhiera las moléculas de grasa al cuerpo, "es falso"…Bien, mito derribado…

El porqué del mito

Ahora: hay una parte que sí es cierta y que no contradice en lo absoluto lo antes dicho, el hecho es que el alcohol contiene en sí mismo calorías. Es decir produce energía al procesarse en nuestro cuerpo y no poca, a razón de 7 calorías por gramo de alcohol. Con un agravante que es que solo tiene calorías sin hidratos de carbono, proteínas, grasas, vitaminas o minerales.

Es lo que en medicina llamamos calorías, energía que tiene tendencia a acumularse o almacenarse en el cuerpo, y la forma de almacenar energía es atreves de la grasa. En conclusión: el alcohol produce grasa corporal. No es que no se puede ingerir, pero en la medida que sea más de lo recomendable, el exceso de energía se va a guardar en las células adiposas.

Esta es la parte cierta, el exceso de ingesta alcohólica simplemente engorda debido a que se acumula como grasa, pero porque simplemente produce energía y no porque "fije las grasas".

Si usted ve a un gran tomador de vino o cerveza que tiene panza no es porque "fije las grasas", sino simplemente porque las produce…Mito derribado.

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.