El gobierno porteño le baja el tono al cruce con el kirchnerismo