En Luján, Bergoglio rezó por la justicia

Entre la madrugada del sábado y la mañana de ayer, un millón de fieles llegaron desde Liniers, Moreno y General Rodríguez hasta la basílica; las autoridades eclesiásticas cuestionaron la inclusión de temas políticos en la peregrinación
Lucía Marroquín
(0)
8 de octubre de 2012  

"Era como un río, no había huecos, todo el tiempo estaba pasando gente", contó Josefina, una peregrina entre el millón de personas que caminó desde Liniers hasta Luján entre el sábado a la madrugada y ayer a la mañana.

La 38a Peregrinación Juvenil a Pie a Luján tenía el lema "Madre, enséñanos a trabajar por la justicia", y ése fue también el eje central de la homilía del cardenal Jorge Bergoglio, en la misa que ofició ayer por la mañana frente a la basílica.

"Que aprendamos todos a trabajar por la justicia -pidió Bergoglio-, y para esto, que siempre tengamos el corazón abierto." El cardenal rezó a la Virgen de Luján: "Que se nos enseñe dónde habrá que poner una mirada menos egoísta o interesada y que se nos enseñe a que no hagamos la nuestra, sino hacer una gran mirada que nos haga hermanos, que nos preocupemos siempre por los demás".

Entre los peregrinos, muchos de los cuales padecieron las lluvias de la madrugada del sábado, había grupos de diferentes parroquias y también familiares y amigos de las víctimas de la tragedia de Once.

Carmen Chiesa tiene 22 años y ayer peregrinó a Luján por tercera vez. Las últimas dos, además, fue uno de los 100 voluntarios en el puesto sanitario que la Parroquia Nuestra Señora de Loreto de Palermo instaló en General Rodríguez, tres horas antes de llegar a Luján.

"El sábado, desde las 11 de la mañana, ya llegaba gente al puesto. Habían salido de Liniers a las 3 y estaban todavía mojados por las lluvias de la noche", contó Carmen, y explicó que allí se ayudaba a los caminantes a curar sus ampollas y calmar los calambres, los dos problemas más comunes entre los que ya están tan cerca de la basílica. Se les ponen vendas y medias secas para seguir camino y hay personal médico para atender las emergencias.

"La emoción es llegar a la Virgencita -contó Carmen, que el domingo a la madrugada empezó a caminar hacia Luján-. Ves la basílica de lejos y seguís caminando hasta ver la imagen de la Virgen. En el último tramo mucha gente está muy mal, algunos duermen en los bancos de la basílica hasta que llega la misa o puedan tomarse un colectivo para volver a sus casas."

Desde la parroquia Virgen de los Milagros de Caacupé salió a Liniers un grupo con más de 500 jóvenes de las Villas 21 y Zabaleta, al que se sumaron gente de la Villa 31 y chicos de una granja de recuperación de adicciones en General Rodríguez.

El párroco, padre Lorenzo "Toto" de Vedia, contó a LA NACION la importancia que la peregrinación tiene para su parroquia. "Para nosotros, muchos de los que peregrinan son líderes positivos en el barrio y la peregrinación es uno de los pasos en el camino del año -dijo-. Ahí se manifiesta el compromiso que los chicos tienen con la parroquia."

En el camino, el grupo llevaba un carro de sonido con música de todo tipo: "La peregrinación es el hecho mismo de caminar -explicó el sacerdote-; la oración es caminar, más allá de si uno lo acompaña cantando o con rezos".

Ya en Luján, había misas y sacerdotes confesando a los peregrinos. Además, estudiantes de seminario y sacerdotes bautizaron a los que se habían preparado para recibir ese sacramento.

"En general, peregrino como agradecimiento por algo -contó Diego Martínez, un ingeniero de Adrogué que tiene 26 años y caminó con un grupo del Colegio San José, de Burzaco-, pero este año mi novia y yo llevamos un pedido especial, que es encontrar una casa." Diego explicó que al mismo tiempo que la caminata es grupal y el sacrificio se comparte cada persona lo hace con una meta o un rezo personal.

Juan María Ginestar, que tiene 16 años y peregrinó con el grupo de misión de la Parroquia del Colegio Carmen Arriola de Marín, de San Isidro, dijo: "No sé si podría hacerlo solo, creo que caminar en grupo, en comunidad, es una experiencia increíble".

Las autoridades eclesiásticas cuestionaron el reparto, en algunasintendencias del oeste del Gran Buenos Aires de volantes referidos al 7 de diciembre o 7D, día fijado por un fallo de la Corte Suprema de Justicia para resolver un amparo del Grupo Clarín contra dos artículos de la nueva ley de medios.

"Es lamentable que se haya pretendido hacer proselitismo y una politización de la piedad popular", advirtió a la agencia DyN un sacerdote a cargo de la organización de la peregrinación juvenil.

Del editor: qué significa.

Una manifestación de tal masividad confirma que, aunque se habla de la crisis o el fin de las religiones, la fe se mantiene en vigor y crece.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.