Fenómeno. Las "temibles tormentas" de Córdoba llegaron a The New York Times

Joshua Wurman, tercero desde la izquierda, es uno de los grande cazatormentas y estuvo en Córdoba
Joshua Wurman, tercero desde la izquierda, es uno de los grande cazatormentas y estuvo en Córdoba
Gabriela Origlia
(0)
23 de julio de 2020  • 09:58

CORDOBA.- Los cielos cordobeses llegaron al New York Times en un artículo titulado "¿Qué sucede con las temibles tormentas eléctricas de la provincia de Córdoba?" que relata que los científicos están estudiando el clima extremo "en el norte de la Argentina" para ver cómo funciona, y qué permite proyectar sobre las tormentas "monstruosas" del futuro.

El texto repasa un temporal de 2015 en Berrotarán (a 130 kilómetros al sur de la ciudad capital) y la experiencia de Matías Lenardon, quien entonces tenía 22 años y además de productor agrícola era pronosticador del clima de la radio local. La tormenta fue con vientos de más de 80 kilómetros por hora y granizo durante 20 minutos. Y aunque el artículo la destaca no es de las más importantes de la zona; incluso una de febrero de 2018 está entre los "más grandes granizos" registrados a nivel mundial.

El dato lo cuenta a LA NACION Marcelo García, doctor en Ingeniería Civil y Ambiental de la Facultad de Ciencias Físicas y Naturales de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) e investigador que participa del proyecto Relámpago, que se desarrolla desde 2018 con especialistas estadounidenses, brasileros y argentinos que estudian las fuertes tormentas que ocurren especialmente en las provincias de Córdoba y Mendoza. De Relámpago participan los gobiernos de la Argentina, de Córdoba, la National Science Foundation (NCF), la NASA y organismos científicos de Latinoamérica.

Los radares de los cazadores de tormentas, en Córdoba
Los radares de los cazadores de tormentas, en Córdoba Crédito: Captura de Video

¿Por qué Córdoba es un laboratorio? "Porque es un corredor muy particular en el que el aire húmedo y cálido que viene desde el norte, desde el Amazonas, se encuentra con las corrientes frías que suben desde el sur pero con un agregado particular: la presencia de las sierras. Las sierras son las que hacen que cuando el aire fío levanta al cálido llegue muy alto", explica García.

En Relámpago -la observación se hizo en 2018 y 2019 y ahora comenzó el análisis de datos que se extenderá hasta el 2021- detectaron nubes hasta a 20 kilómetros de altura. "Imaginen que si un avión vuela a 10.000 metros estaría pasando por la mitad de lo que vimos", grafica el investigador, quien apunta que esa altura es determinante para que el tamaño del granizo sea más grande.

"Las nubes a esa altura actúan con más energía disponible; son como las máquinas de pop corn, que van generando el granizo. Acumulan más energía y por eso el granizo es más grande", señala y advierte que no hay otro lugar del mundo donde se observe este fenómeno.

Entre los cazatormentas que llegaron a Córdoba a fines de 2018 estuvo Joshua Wurman, quien preside el Center for Severe Weather Research en Estados Unidos y es pionero en técnicas de vigilancia y análisis de tornados y huracanes. En esos meses se instalaron estaciones de medición (camiones con antenas, radares y dispositivos) para estudiar, básicamente, lluvias intensas, tornados y granizado.

García señala que hay una propuesta "muy firme" de los investigadores para instalar un observatorio fijo de monitoreo en Córdoba. "En Relámpago se invirtieron US$30 millones para tener una foto, larga, pero foto al fin y la idea es poder seguir", añade. Las observaciones incluyeron desde el cielo despejado para ver el inicio de la tormenta hasta el último componente, que es cuando precipita y escurre. La base de datos generada ya está abierta a toda la comunidad científica", dice.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.