João Pedro de Magalhães: "No veo por qué no podríamos abolir la vejez"

Un investigador de la Universidad de Liverpool arriesga una visión audaz para el futuro
(0)
19 de marzo de 2013  

Cuando se le pregunta por las evidencias científicas que respaldan las actuales teorías sobre el envejecimiento, João Pedro de Magalhães, profesor e investigador de la Universidad de Liverpool, no se aparta de la literatura científica. Pero este "científico, filósofo y soñador", como elige definirse, también se permite imaginar un futuro en el que, conocidos los engranajes íntimos del envejecimiento, podríamos manipularlos. Consultado a través del correo electrónico, éstas son sus respuestas.

—¿Cuál es, a su juicio, la explicación más probable de las causas del envejecimiento?

—Posiblemente la teoría sobre el daño del ADN [a lo largo de la vida] es la más aceptada, aunque no está probada. La hipótesis que explica este proceso a partir de los radicales libres [átomos inestables que dañan nuestras células] ha sido ampliamente atacada.

El acortamiento de los telómeros también podría contribuir al envejecimiento, pero está lejos de haberse probado. De hecho, casi todos los descubrimientos importantes de la biología celular o molecular han conducido a una nueva familia de hipótesis sobre el envejecimiento.

Pero las dificultades inherentes al estudio de esta etapa de la vida –tales como la falta de modelos adecuados– hacen que probarlas sea difícil y muy costoso. Más aún, los resultados son frecuentemente controvertidos, y discriminar entre causas y efectos es muchas veces imposible...

—¿Todos los organismos envejecen?

—De hecho, no. Es fascinante, pero algunas especies parecen no envejecer. Por ejemplo, hay tortugas que no muestran signos de envejecimiento: algunas viven hasta 138 años y, en particular, las Galápagos llegan a los 177. Hay peces que viven más de cien y murciélagos que pesan 10 gramos y viven 34 años.

—¿Sería un oxímoron hablar de un envejecimiento saludable?

—Para mí es sólo posible hasta cierto grado, porque el envejecimiento finalizará en la muerte y eso nunca será lindo ni placentero. Personalmente, pienso que podemos mejorar la salud en los mayores y retrasar el envejecimiento, pero a menos que lo curemos completamente, la salud y el envejecimiento siempre serán términos opuestos.

—¿Para usted tenemos que intentar seguir prolongando la vida? ¿Hasta qué punto? ¿Hay un límite?

—Sí. Preservar la vida y la salud debe ser la meta principal de la investigación biomédica, y ya nos venimos beneficiando tremendamente de ésta en las últimas décadas.

Hoy, existen limitaciones obvias acerca de cuánto podemos retrasar el envejecimiento y extender la vida, pero con el actual progreso científico y tecnológico no veo razón alguna de por qué no podemos abolir el envejecimiento. Como dice el gerontólogo de Cambridge, Aubrey de Grey, el envejecimiento es "un fenómeno primitivo que no debería tolerarse en una sociedad bien educada".

Sin embargo, los actuales tratamientos antiedad no reducen el ritmo del proceso y no extienden la expectativa de vida más que abandonar el cigarrillo, hacer actividad física, tener una buena dieta o un buen control médico. La única forma de lograr otro 50% de incremento en la longevidad es descubrir formas de detener el proceso en sí mismo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.