La objeción de conciencia, la clave

De negarse al servicio militar a no dar clases sobre salud reproductiva
(0)
15 de octubre de 2010  

Los primeros casos conocidos de invocación a la objeción de conciencia fueron los de testigos de Jehová, que se negaban a cumplir con el servicio militar obligatorio. Fueron sistemáticamente rechazados, aunque en el fallo Portillo, un joven católico que argumentó que estaba dispuesto a servir a la patria, pero sin usar armas para no violentar el quinto mandamiento, la Corte Suprema aceptó que se debía reconocer el derecho a cumplir con la conscripción sin el uso de armas, fundamentado en la libertad de culto y de conciencia.

La ley 24.429, de servicio militar voluntario, establece para el caso excepcional de una convocatoria general la posibillidad para aquellos que en razón de profesar profundas convicciones religiosas, filosóficas o morales opuestas al uso de armas, debían cumplir el servicio social sustitutorio por el término de un año.

Los testigos de Jehová también fueron protagonistas de otros conocidos casos de objeción de conciencia, al negarse a recibir transfusiones de sangre. La Corte se expidió en el caso Bahamondez, en el que los tribunales inferiores habían resuelto en contra del peticionante. Aunque el caso devino abstracto, algunos ministros emitieron su voto. Dos de ellos admitieron la objeción sobre la base del derecho a la intimidad de un adulto consciente y libre al que no podía imponérsele un tratamiento que violentara sus convicciones. Eso sí: no se la admitía cuando los pacientes son niños y los padres se niegan al tratamiento, o cuando es el propio menor el que se niega.

Finalmente, otros casos conocidos de objeción de conciencia son los de los profesionales médicos que, por sus convicciones religiosas o morales, se oponen a tomar parte de tratamientos o procedimientos relacionados con la salud reproductiva. En esa línea, hubo también planteos de objeción en el ámbito educativo ante la obligación de impartir clases en función de los programas de salud reproductiva.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.