Murió el kelper que defendió la soberanía argentina sobre las Islas Malvinas

Alexander Betts
Alexander Betts Fuente: Archivo - Crédito: Ricardo Pristupluk
Gabriela Origlia
(0)
14 de marzo de 2020  • 15:35

CÓRDOBA.- Pedía que lo llamaran Alejandro y no Alexander. "Soy argentino", decía con un castellano que mezclaba el acento inglés con el cordobés. Betts, nacido en 1947, fue cuarta generación de isleños nacidos en Islas Malvinas . En 1976 comenzó a defender los derechos argentinos sobre el archipiélago y, durante la guerra, ayudó a los soldados argentinos . Desde mediados del '82 vivió en el continente, primero en Ushuaia (donde murió ayer) y después en Córdoba.

En 2011, el Estado argentino le otorgó una pensión como veterano de guerra civil por su colaboración durante la guerra y, tres años más tarde, en la sede de Naciones Unidas, el entonces canciller Héctor Timerman le entregó su DNI argentino.

Betts, quien se instaló en Agua de Oro cuando llegó a Córdoba , contaba que tenía "cierta facilidad" para aprender el castellano porque lo hizo de manera informal, cuando en su familia todos hablaban inglés.

Su tatarabuela paterna, Rebecca Mc Cullen, era escocesa y se casó en las islas con John Charles Betts, llegado de Inglaterra. Por parte de madre, su familia llegó con los primeros viajes de los colonos, en 1842. Los papás de Alejandro, Cyril Betts y Malvina Goss, eran dueños del Bar Victoria.

Tenía siete hermanos, tres de los cuales viven en las islas, al igual que su hija más grande. Él no regresó al archipiélago porque le advirtieron que podía quedar preso por traición a la patria. "A la patria de ellos, no a la mía, que es la Argentina", repetía. El Reino Unido lo catalogó como desertor de guerra.

A los 14 años dejó Puerto Argentino para trabajar en "casi todas" las estancias que había en Malvinas como esquilador de ovejas. Allí se contactó con los chilenos, quienes le enseñaban el castellano. Su primera esposa murió muy joven; con ella tuvo a Dawn y Pablo. De un segundo matrimonio, en Agua de Oro, tuvo a Verónica, Leonardo y Juan Manue.

Pasó por muchos empleos, peón, domador, tractorista, controlador aéreo en Puerto Argentino, traductor y ayudante en el único supermercado de las islas. También trabajó para Líneas Aéreas del Estado e YPF. Corregía a quienes le preguntaban cuándo había llegado a la Argentina. "Salí del territorio insular argentino", repetía de manera amable pero firme.

Dejó las islas con personal civil argentino a fines de junio del '82. Su defensa de la soberanía sobre las islas le generó problemas con su familia. Uno de sus hermanos, Terry, es empresario pesquero y un fuerte defensor de la postura británica. Fue integrante del Consejo Legislativo de las islas y se mudó a Londres, donde se dedicó a la política y a vender licencias a empresas pesqueras.

Ambos hermanos se cruzaron en distintas oportunidades en el Comité de Descolonización de Naciones Unidas. Alejandro integraba la delegación argentina y Terry, la británica. Pablo, hijo de Alejandro que vive en Rosario, contó que bromeaban con su papá diciendo que era un "inmobiliario pesquero".

Hasta los 34 años, Alejandro sólo tuvo el status de isleño, no de ciudadano. "Nacido en Falkland Islands". En 1983, por decreto de la entonces primera ministra Margaret Thatcher, se les reconoció a los habitantes de las islas cierto grado la ciudadanía británica. Él insistía en que su DNI argentino era el de más valor.

En Agua de Oro, pueblo del que intentó ser intendente en 2007 por la Unión Vecinal, a Alejandro le decían "el Inglés". Desde que llegó participó de la vida institucional, fue concejal por el radicalismo y dos veces secretario de Gobierno de la municipalidad. En 2015 fue candidato a integrar el Parlasur.

Sus vecinos manifestaron su pesar por su muerte. Lo vieron por última vez en enero, cuando viajó a Ushuaia para sumarse a la Secretaría provincial de Malvinas. A los pocos días le detectaron un tumor en la médula espinal, derivado de un cáncer que sufría. Lo operaron sin éxito y ayer murió.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.