Natalia Denegri sobre el histórico fallo de la Justicia a su favor: "Nunca dejé de luchar para demostrar mi inocencia"

La conductora argentina radicada en Miami dialogó con LA NACIÓN
La conductora argentina radicada en Miami dialogó con LA NACIÓN Fuente: Archivo
Miguel Braillard
(0)
12 de agosto de 2020  • 22:01

"No paro de llorar por la emoción", expresa Natalia Denegri desde Miami, conmocionada por la alegría y la satisfacción que le produjo la noticia de que la Justicia argentina dictaminara, por intermedio de un fallo inédito emitido a través de la Cámara Nacional en lo Civil, que se aplique el "derecho al olvido".

Se trata de una figura legal que sienta jurisprudencia en nuestro país y posibilitará que se eliminen de los resultados del buscador Google todas las referencias a su pasado mediático relacionadas con la causa que en 1996 involucró a Guillermo Coppola, de la que no solo resultó sobreseída, sino que además fue reconocida como víctima. Según el fallo, le implantaron pruebas falsas y la privaron de su libertad de manera ilícita.

Cuando dialoga con LA NACIÓN, la conductora y productora argentina se encuentra en pleno rodaje de la nueva temporada de su exitoso ciclo Corazones guerreros, periodístico-solidario infantil, y también en proceso de producción de cuatro documentales humanitarios y una película. Hace un alto en su agitada agenda porque confiesa estar desbordada de satisfacción: su dignidad estuvo en juego todos estos años y esa era su mayor preocupación, principalmente en relación al futuro de sus hijos, que algún día podían llegar a leer noticias falsas sobre ella con solo escribir su nombre en el buscador.

Es propietaria de una productora de contenidos cinematográficos por la que fue galardonada con 13 premios Emmy
Es propietaria de una productora de contenidos cinematográficos por la que fue galardonada con 13 premios Emmy Fuente: Archivo

Entre sollozos, provocados por una extraña mezcla de alegría y padecimiento sufrido durante tantos años, Denegri explica: "Lo que más me importa como mamá es que mis hijos sabrán que fui víctima de mi entorno y de una terrible maniobra delictiva, pero por sobre todo que nunca dejé de luchar para demostrar mi inocencia. Padecí y enfrenté violencia durante este tiempo, relacionada con los buscadores, mediática, de género, judicial. Fue muy cruel lo que me tocó vivir", detalla.

Cuando se le consulta cómo vive que los jueces, tanto de primera como de segunda instancia, hayan considerado que los contenidos expuestos en videos e imágenes que aparecían en Google no revestían carácter informativo, sino que respondían a cuestiones meramente de morbosidad, Denegri se toma su tiempo y aclara: "Es una satisfacción. No le suma a nadie que todo lo del pasado se publique una y otra vez cuando es mentira, esto me viene afectando durante más de veinte años, imagínate. Algo que ya es prehistórico sigue presente en las redes y tapa todo lo bueno por lo que lucho y trabajo hoy", sostiene.

"Este fallo es lo que faltaba para dejar todo eso definitivamente en el pasado", agrega. "Además de a mi familia, que siempre me apoyó, quiero agradecerle profundamente al doctor Martín Leguizamón por lograr una resolución histórica para la Argentina y para mi vida. Él viene demostrando que es un gran profesional que lucha por defender los derechos de nosotros, los ciudadanos, de buscadores gigantes como Google, frente al cual la gente se siente totalmente indefensa. Quiero que esto sirva también para todos los que resultan víctimas injustas".

En la actualidad, Denegri conduce el ciclo Corazones guerreros y está filmando cuatro nuevos documentales
En la actualidad, Denegri conduce el ciclo Corazones guerreros y está filmando cuatro nuevos documentales Fuente: Archivo

Rodeada de niños mientras graba Corazones guerreros, la conductora dice haber recuperado su estado de ánimo: "Soy una mujer feliz, trabajé mucho para ganarme un lugar, pero esto era una cuenta pendiente, una herida que tenía incrustada en el alma que ahora va a poder cicatrizar", relata. "Confieso que estoy muy emocionada con el fallo de los jueces de la Sala H de la Cámara Nacional en lo Civil porque reconocieron el derecho al honor y la privacidad y dejaron bien en claro que fui una víctima de un proceso judicial armado. Eso no tiene precio, el honor no tiene precio".

A propósito de su actualidad, que la encuentra también en plena filmación de nuevos documentales humanitarios, reflexiona: "Creo en las historias de superación personal, son el motor de mi programa para niños y para mis investigaciones por el mundo que convertimos en ciclos periodísticos. Lejos de sonar pedante, estoy convencida de que la mía es una historia de autosuperación porque supe cambiar mi destino, no dejarme afectar por el pasado y forjar un futuro lleno de trabajo duro que se ve reconocido en el hermoso presente que vivo", sostiene. Y asegura: "Hoy soy empresaria, productora, viajo por todo el continente americano llevando ayuda humanitaria y conduzco un programa de televisión con contenido positivo para la infancia. Para mí lo más importante es sentirme útil y solidaria con el prójimo".

Ante la pregunta de si ella también va a poder olvidar, borrando los tristes recuerdos de ese injusto pasado que menciona, concluye: "Pasaron más de 20 años desde que ocurrió todo eso, creo que ya es tiempo de dejar de hablar del tema, de dar vuelta la página, y gracias al fallo de la justicia de mi país, no solo voy a lograrlo, sino que algún día podré leérselo a mis hijos a manera de protección, para que nunca tengan que vivir una situación tan dolorosa como la mía".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.