Costa atlántica: El sector que resultó el gran perdedor de este verano