Pensar en un Estado innovador: ¿es una contradicción?