Por primera vez desde que terminó la guerra trasladan al continente a un soldado caído en Malvinas

Daniel Santa Cruz
(0)
26 de noviembre de 2018  • 15:45

"Si no vuelvo quiero que traigas mi cuerpo y me entierres junto a Gustavito", solicitó Luis a su esposa, María Cristina, antes de partir a Islas Malvinas.

María Cristina Scavarda nunca dejó de luchar para cumplir la promesa con el hombre que se había casado en 1973 y que fue el padre de sus cinco hijos. El mismo con el que atravesó el dolor más grande cuando el mayor, Gustavo, falleció a los tres años tras una penosa enfermedad.

Esta palabra se cumplirá el próximo 5 de diciembre, cuando los restos del capitán Luis Castagnari se conviertan en el primer traslado de un combatiente argentino caído en Malvinas al continente, desde que culminó la guerra.

La historia del capitán Luis Castagnari

El 2 de abril de 1982 el Grupo de Operaciones Especiales de la Fuerza Aérea (GOE) fue desplegado a las islas Malvinas para recuperar el aeropuerto y sus instalaciones y evaluar las condiciones de seguridad del área ocupada por las fuerzas argentinas. El segundo oficial al mando de ese grupo de elite era el teniente primero Luis Darío José Castagnari, el "Furia", como era conocido entre sus compañeros.

Castagnari pudo volver antes de la guerra. Estando en las islas, recibió la orden de replegarse con los prisioneros ingleses. Pero solicitó quedarse junto a los suyos, el pedido fue escuchado por sus superiores y se quedó allí dos meses peligrosos, en medio de los bombardeos ingleses que sufrieron a partir del 1 de mayo.

Castagnari en Malvinas
Castagnari en Malvinas

Cayó en la medianoche del 29 de mayo de 1982, cerca de Puerto Argentino, cuando se desplazaba al frente de un pelotón del GOE, que se encontraba dentro de un refugio y se veía amenazado por el constante cañoneo naval. Un helicóptero Sea King disparó un misil antirradar Shrike AGM-45 dirigido a la antena del puesto Comando; en ese momento Castagnari establecía una comunicación con su radio que interfiere la señal del misil y lo desvía directamente hacia la zona donde se encontraba, impactando aproximadamente a veinte metros de su posición, provocando su muerte y heridas al resto del grupo. Al día siguiente, sus restos fueron sepultados en el cementerio de Puerto Argentino.

"Recuerdo el día en que comenzamos a transferir a los soldados que habían sido enterrados en ese cementerio", señala el coronel inglés Geoffrey Cardozo a LA NACION. "Era el 28 de enero de 1983. Habíamos colocado una pantalla alrededor del cementerio donde Luis y otros soldados yacían para que pudiéramos trabajar más íntimamente".

"Luis fue enterrado en el cementerio de Stanley por sus compañeros. Su tumba tenía una cruz con su nombre", recuerda con precisión Cardozo. Y agrega: "Nosotros, sin embargo, revisamos su ropa para asegurarnos de que efectivamente era el. Mi equipo y yo dejamos a Luis exactamente como estaba y lo trasladamos con gran cuidado y respeto en helicóptero al cementerio argentino cerca de Darwin, donde lo dejamos descansar en una tumba debidamente identificada con su nombre y ubicada en A.1.14."

Nunca se aceptó hablar de repatriación

En noviembre de 1982, el gobierno de Margaret Thatcher solicitó a la debilitada Junta Militar la "repatriación" de los restos de los soldados argentinos, que yacían sepultados en fosas comunes, tumbas de guerra o simplemente esparcidos en el suelo isleño. El pedido ni siquiera fue considerado por el gobierno militar, ya que el mismo hablaba de "repatriar", algo inadmisible para el país que, pese a caer derrotado en el conflicto bélico, considera a las Islas como territorio argentino. Hubo un segundo pedido, ya por cuestiones sanitarias, donde pidieron la ayuda de una comisión para identificar los restos de los soldados argentinos, que tampoco tuvo respuesta.

El día de su casamiento
El día de su casamiento

Fue entonces que el Foreign Office, ordenó al entonces capitán, Geoffrey Cardozo, realizar la exhumación, identificación, y posterior sepultura de los cuerpos en un cementerio que sería creado para tal fin.

Así nació el cementerio de Darwin, donde hoy descansan 237 soldados, de los cuales 114 fueron identificados en febrero de 1983. Los otros 123 formaron parte de la exitosa Misión Humanitaria que se está llevando a cabo a cargo de la Cruz Roja Internacional, con el valioso trabajo del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) que ya logró identificar a 104 caídos en la guerra.

Cuando comenzaron a verse los primeros resultados de la Misión Humanitaria, los familiares de los caídos optaron porque esos cuerpos descansen en las islas. "Sabemos que no van a volver a la Argentina porque ya están en la Argentina. He oído muchas veces la palabra repatriar, no se puede repatriar lo que ya está en su Patria", dijo en su momento María Fernanda Araujo presidenta de la Comisión de Familiares Caídos en Malvinas e Islas del Atlántico Sur.

El primer traslado de un héroe de Malvinas

El capitán Luis Castagnari
El capitán Luis Castagnari

El de Castagnari será el primer traslado de un héroe de guerra argentino al continente. El exitoso acuerdo humanitario dejó abierta esa posibilidad. En junio, el gobierno isleño aprobó una ley que permite la exhumación del cuerpo de Castagnari para poder ser retirado de Darwin.

El secretario de derechos humanos, Claudio Avruj, dijo a LA NACION: "Tal como lo habíamos dicho durante el proceso de identificación, sólo se dará lugar para el traslado al continente de los restos de los héroes cuyos familiares lo pidan expresamente. En esto estamos de acuerdo todos junto a la Cancillería y la Comisión de Familiares. Cumpliendo el deseo de su familia, se realizará el traslado de Castagnari", concluyó el funcionario.

El deseo de un padre

El próximo 5 de diciembre, luego de una ceremonia militar que se realizará en un hangar del aeropuerto de Mount Pleasant, de la Isla Soledad, donde se le rendirán todos los honores militares, Castagnari será trasladado en un Hércules a Río Cuarto acompañado de su esposa e hijos.

"Rezo para que Luis pueda reunirse con su Gustativo. Padre e hijo juntos, ellos son los amores de María Cristina, junto a Martín, Guillermo, Walter y Roxana. Ojalá sirva para consolarlos y brindarles algún tipo de consuelo y paz a ellos que han sufrido demasiado", apunta conmovido Cardozo, el hombre que exhumó su cuerpo en Puerto Argentino, confirmó su identificación y lo sepultó en Darwin en febrero de 1983.

El héroe de Malvinas, ascendido a Capitán post morten, que recibió la medalla La Nación Argentina al Valor en Combate, la Cruz de la Nación Argentina al Heroico Valor en Combate y que fue distinguido por el Congreso de la Nación, podrá finalmente descansar en la parroquia Sagrados Corazones en Río Cuarto, la misma donde se casó con María Cristina.

Allí lo espera un lugar para su morada final, al lado de una urna que lleva una placa que dice: "Gustavo Daniel Castagnari".

Finalmente, Luis descansará junto a su hijo "Pirinchito", como le gustaba llamarlo, tal cual lo deseó e hizo prometer a su esposa cuando se despidieron, 36 años atrás.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.