Proponen cambios en el Rosario, una oración con quince siglos de historia

Un nuevo libro sugiere completarlo con nuevos misterios sobre la "vida oculta" de Jesús; versión para no católicos
Silvina Premat
(0)
11 de mayo de 2013  

La Iglesia tiene muchas oraciones, pero ninguna quizá sea tan popular como el Santo Rosario, que tiene más de quince siglos de historia y aún suscita novedades . Pasado mañana, en la Feria del libro, Juan Carlos Villa Larroudet presentará una minuciosa investigación y una osada propuesta: "Completar" el Rosario actual con la meditación de la "vida oculta" de Jesús y algunos otros cambios.

"Descubrí que el Rosario no es una oración a la Virgen sino que es la oración que la Virgen recitaba a Dios meditando la vida de Jesús. Es una oración a Jesús", dijo Villa Laroudet a la nacion. Tras más de cinco años de estudio y consulta a las fuentes históricas y doctrinarias, este ingeniero porteño y padre de diez hijos proyecta también la creación de una nueva plegaria que podría ser rezada por cristianos no católicos. Lo llama "rosario ecuménico", y reúne medio centenar de frases de un monje cartujo dominico.

Pasado mañana, a las 17.30, en la Feria, presentarán su investigación y planteo –compendiado en un libro de Agape, El Rosario. Historia, redescubrimiento y propuestas– un doctor en teología, el padre Danilo Eterovic, y un doctor en Ciencias Sociales, Isidoro Ruiz Moreno.

Villa Larroudet es miembro del Opus Dei, de la Soberana Orden Militar de Malta y de la Archicofradía del Santísimo Sacramento con sede en la Catedral de Buenos Aires. Aceptó la sugerencia de Ruiz Moreno de volcar en un libro sus conocimientos sobre el Rosario en 2007. Desde entonces viajó en búsqueda de las fuentes directas a Tierra Santa, Lourdes, Fátima, Lisieux, Varsovia, Conventos Dominicos en Toulouse, Roma y París. También hizo una experiencia en la Cartuja de Ivorá en Brasil y una nostálgica visita a Tréveris. El autor tiene el propósito de enviar ejemplares de su libro al papa Francisco, a Benedicto XVI y al nuevo arzobispo de Buenos Aires, Mario Poli.

"Pienso que será bien recibida porque la Iglesia está muy interesada en promover la santidad en los laicos. Jesús, durante su vida oculta vivió como nosotros, los laicos, trabajando. La vida pública fue más la de un sacerdote por decirlo de alguna manera."

Persuadido de que en el Rosario se medita la vida de Jesucristo, notó que en la estructura actual de esa oración faltan los años de su "vida oculta". Es decir, los hechos anteriores a su manifestación pública, a los 33 años. Por eso, Villa Larroudet propone sumar a los misterios gozosos, luminosos, dolorosos y gloriosos, los "cotidianos", para lo cual se toma la libertad de unificar dos misterios en uno y transferir otros de uno a otro grupo. Es el caso del último misterio gozoso, que medita sobre "Jesús perdido y hallado en el templo con los doctores". Villa Larroudet sugiere que ése sea el primero de los misterios cotidianos, pero con otro nombre: "Jesús se revela a sus padres". En su lugar propone incorporar un nuevo misterio: "La adoración de los Magos".

El segundo de los misterios cotidianos sería la reflexión sobre cuando "Jesús vuelve con sus padres a Nazaret" y, luego, cuando dice que "Jesús crecía en sabiduría, en edad y en gracia delante de Dios y de los hombres". El tercer misterio del nuevo grupo, entonces sería "Jesús crece en sabiduría en contacto con las escrituras". El cuarto: "Jesús crece en edad trabajando como artesano". Y, el quinto: "Jesús crece en gracia de Dios delante de Dios y de los hombres ejerciendo la caridad".

Otra de las modificaciones planteadas por el autor es incorporar a los luminosos "la entrada triunfante de Jesús a Jerusalén" en el lugar del que recuerda "la instauración de la Eucaristía". Transferiría este último al grupo de misterios Dolorosos y, allí, uniría la flagelación del Señor y la coronación de espinas.

"El rosario que nos presenta no es una senda acotada y rígida, sino una anchurosa corriente de gran riqueza y variedad", escribió en el prólogo del libro el padre Emilio Cárdenas, especializado en "marianología". Cárdenas siguió desde Varsovia la investigación de Villa Larroudet en la que, afirma el sacerdote, "da cuenta del poderoso sustrato bíblico del rosario, de su paralelismo con la liturgia, su referencia a las oraciones de repetición de los primeros orantes cristianos, la riqueza hondísima de la espiritualidad de los monjes y la respuesta sorprendente de las masas".

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.