Trauma acústico: los jóvenes, siempre los más vulnerables