Triple fuga: puertas abiertas con un objetivo espurio