Un amplio apagón afectó a más de 300.000 usuarios en la ciudad

Estación Carlos Pellegrini: la falta de energía afectó los servicios de las líneas B y D del subte
Estación Carlos Pellegrini: la falta de energía afectó los servicios de las líneas B y D del subte Fuente: LA NACION - Crédito: Rodrigo Néspolo
Por el incendio en una estación de Edenor en Morón se cortaron por varias horas los servicios de los subtes B y D y de los trenes Urquiza y Sarmiento; hubo complicaciones en el tránsito y muchos vecinos se quejaron por la situación
Alejandro Horvat
Lucía Cullen
(0)
23 de enero de 2019  

Tuve que subir 10 pisos por escalera. Fue agotador", dijo Patricia Menéndez, de Belgrano. "Abrí todas las ventanas y ni con eso se aguantaban los 35 grados de calor. Con lo que estoy pagando de luz es un abuso", contó Omar Gutiérrez (65), de Palermo. Cerca de las 18 hubo un corte inmenso en la red eléctrica de la ciudad de Buenos y parte de La Matanza y Merlo .

Según Edenor , hubo un principio de incendio en la subestación Morón, que, a su vez, afectó cuatro estaciones, entre ellas, algunas de la empresa Edesur , que también brinda el servicio eléctrico en parte de la ciudad. Esto, entre otras cosas, generó caos de tránsito en muchos barrios porteños y la Policía de la Ciudad tuvo que apostar efectivos en algunas esquinas claves para evitar accidentes entre automovilistas y peatones.

No solo los semáforos dejaron de funcionar. También las líneas B y D del subte y los ferrocarriles Urquiza y Sarmiento interrumpieron abruptamente sus servicios. No hubo que evacuar pasajeros del subte ni del ferrocarril Urquiza porque las formaciones lograron llegar a las estaciones, según confirmó Metrovías .

El Aeroparque Jorge Newbery también tuvo que operar con luces de emergencia, pero no se registraron demoras en los vuelos programados gracias a los equipos electrógenos de emergencia que poseen las instalaciones.

Cerca de las 18.30, según el Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE), la cantidad de afectados alcanzó su pico máximo: 300.000 usuarios.

Por el lado de Edenor, hubo 136.508 usuarios que se quedaron sin energía eléctrica, mientras que en el caso de Edesur la cifra llegó a 145.808 usuarios. Si se calcula que por cada usuario (medidor de energía eléctrica) hay cuatro personas afectadas, el apagón afectó A no menos de 1.200.000 vecinos.

Según supo LA NACION, el ENRE, que llevó un seguimiento de la evolución y la restitución del servicio, se contemplará, si corresponde, aplicar multas a las empresas distribuidoras.

Desde el Ministerio de Transporte de la Nación se confirmó que en el Sarmiento debieron evacuar cinco formaciones que no pudieron llegar a la estación.

En el norte de la ciudad, los barrios más perjudicados fueron Belgrano, Coghlan, Colegiales, Palermo y, en el sur, Parque Patricios, San Cristóbal, Almagro, Caballito. En el conurbano afectó a varios municipios, entre ellos, La Matanza y Merlo.

Desde AySA anticiparon ayer que habrá falta de agua y baja presión durante el día de hoy en la ciudad y en zonas del conurbano por una falla externa en el suministro eléctrico. El servicio se irá normalizando en las primeras horas de la mañana. La situación en las estaciones de bombeo se normalizó anoche, cerca de las 20; sin embargo, lleva muchas horas restablecer el servicio en su totalidad. En este caso, los barrios perjudicados son Devoto, Saavedra, Belgrano, Coghlan, Palermo, Urquiza, Núñez, colegiales, Villa Pueyrredón, Villa del Parque y parte de Chacarita, Agronomía, Villa Ortúzar, Villa Crespo y Paternal.

"Espanta clientes"

Roberto Lima tiene un quiosco en Paraguay 5040, Palermo. Sobre el apagón dijo: "Es la segunda vez que me pasa en verano. A comparación de otros años no es tan terrible, pero acá adentro sin aire no se puede estar. Aparte, el calor me espanta los clientes".

Julio Moreau trabaja en una heladería en Chacarita y tuvo que salir a buscar un generador para que no se eche a perder la mercadería. Darío Insaurralde abrió hace un mes su carnicería en la avenida Cabildo al 3300 y ya lleva dos cortes de luz en su haber: "No pudimos atender a los clientes porque se cortan la caja y el sistema. Pero por suerte los cortes no duraron más que una hora".

También fue una tarde traumática para los adultos mayores o personas con bebés. Leonela Marcin, de Chacarita, tuvo una experiencia compleja: "Vivo en el piso 11. Me quedé una hora encerrada con el bebé, que no paraba de llorar porque sufría el calor. Tuve que esperar a que llegue mi marido para que me acompañe abajo". "Perdí dos hojas de un informe que tenía que entregar porque trabajo desde casa", comentaba Claudio Muñoz, de 69 años, al lamentarse por el apagón de su PC.

En cuestión de minutos, la situación se transformó en tendencia en Twitter con el hashtag #CorteDeLuz. Los usuarios publicaron sus vivencias en la penumbra de sus casas o en la calle. Sebastián Tempone se quejó: "¿Suben el precio de la electricidad y por un día de calor se corta la luz?". Benjamín Smith se lo tomó con más humor: "¿Reiniciaron a la ciudad de Buenos Aires?".

A las 20, Edenor publicó en su cuenta de Twitter que habían restablecido el servicio al 100% de los usuarios; sin embargo, en la web del ENRE figuraban en ese momento 4503 usuarios aún sin suministro.

La tarde que los porteños vivieron sin electricidad

Ninguna formación de subte quedó entre las estaciones, pero los pasajeros caminaron a oscuras por los corredores y las escaleras. Muchos conductores tuvieron que respirar hondo para sortear el caos de tránsito por la gran profusión de semáforos que se apagaron en un instante. Una gran cantidad de usuarios cotidianos del ferrocarril Sarmiento tuvieron que tomar otras opciones para llegar a sus hogares o para ir al trabajo porque las formaciones quedaron en las estaciones. Algunos, quizás sin medir los riesgos, caminaron entre las vías a la altura de la estación Ramos Mejía. Postales de una inesperada tarde de verano en la que la sensación térmica alcanzó los 35°C.

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.