Vuelco fatal: analizarán la viabilidad de los micros de dos pisos y un cambio en el control del descanso de los choferes

Dos personas murieron tras el vuelco del micro de la empresa Vía Bariloche
Dos personas murieron tras el vuelco del micro de la empresa Vía Bariloche Fuente: LA NACION - Crédito: Fernando Massobrio
Valeria Musse
(0)
5 de febrero de 2020  • 11:48

En medio de gritos y pedidos de ayuda, varios pasajeros del micro que volcó ayer por la mañana en el kilómetro 93 de la ruta 2 oían un rumor: al parecer, el conductor del ómnibus no había descansado lo suficiente. El audio que se filtró horas más tarde del chofer suplente hablaba de que así como habían llegado a Miramar, de un anterior viaje, "rebotamos y salimos".

El presidente de la Comisión Nacional de Regulación de Transporte ( CNRT), José Arteaga, se refirió al vuelco que dejó dos muertos: "Lo que más claro está es el testimonio de uno de los choferes que dijo que 'venían rebotando', o sea llegaban y salían de cada estación". El directivo prosiguió, en diálogo con radio Provincia: "El ministerio de Transporte quiere terminar con esta situación de las libretas de descanso". La idea sería reemplazarlas por un sistema de control tecnológico que impida que un conductor maneje más de lo que puede y descanse al menos 10 horas.

Arteaga lamentó el vuelco fatal de ayer y dijo que "no nos podemos acostumbrar". "Siempre es un doble piso y el 98% del parque móvil automotor de larga distancia tiene esa característica", agregó el titular de la CNRT. El funcionario señaló que ahora "se abre una discusión técnica de revisión de situación, de habilitación para saldar esta discusión del equilibrio, de la inestabilidad y la viabilidad y continuidad de este diseño de (micros de) doble piso en la Argentina".

Consultado por la posibilidad de que en algún momento la libreta de descanso de los choferes, que actualmente es manual, fuera reemplazada por un sistema electrónico tal como lo analizan desde el gobierno nacional, Mario Calegari, vocero de la Unión Tranviarios Automotor (UTA), dijo que hace "entre ocho y 10 años que venimos exigiendo" la implementación de esa medida. "Pero cuando llegó el gobierno anterior [de Mauricio Macri] hubo un fuerte rechazo de los empresarios del sector y quedó en la nada", agregó el gremialista.

"No hay controles suficientes de parte de la CNRT por eso hay conductores que no tienen sus horas de descanso", dijo Calegari.

Marcelo Gonzalvez, gerente de la Asociación Argentina de Empresarios del Transporte Automotor (Aaeta), opinó que una modificación en la forma en que se registra la jornada laboral y de descanso de los choferes "no va a resolver los problemas".

"Desde la entidad creemos que en pos de mejorar la seguridad vial se podría combinar la propuesta norteamericana y la europea", dijo a LA NACION. En el caso de EE.UU., ejemplificó Gonzalvez, los expertos recomiendan trabajar en la selección de personal apto; en cambio, en algunos países de Europa, se enfocan en la tecnología.

"Allá se están utilizando tres sistemas en los micros: uno que corrige el carril si el rodado se desvía, otro que evita la colisión frontal con otro vehículo y un tercero, que acá comienzó a probarse, que es de control de pestañeo. Una cámara que enfoca los ojos del chofer puede detectar si quitó la mirada de la carretera y lo alerta", contó la fuente de Aaeta.

Gonzalvez opinó que se podría mejorar la seguridad de los coches actuales. "Tal vez, la UTN [Universidad Tecnológica Nacional] podría hacer un nuevo estudio para ver qué mejoras se le podrían hacer a todos los vehículos pesados, incluso camiones", agregó.

Calegari resaltó en varias oportunidades que los controles sobre el descanso de los conductores "no son el único problema". Mencionó la falta de experiencia de algunos choferes, el estado dudoso de algunas unidades e inconvenientes con la infraestructura vial.

Sobre este último tema también se refirieron ciertos sectores que agrupan a los empresarios de transporte. "¿Por qué el guardarail del accidente de ayer no contuvo el golpe del micro?", se preguntaron algunas fuentes, entre ellas Calegari.

Respecto del reemplazo de los ómnibus de dos pisos, el sindicalista consideró que "se podría implementar un programa para que, a medida que deban renovarse los rodados actuales porque cumplieron 10 años de servicio, se los cambie por nuevas unidades".

Desde la Cámara Empresaria de Larga Distancia (Celadi), aclararon que, en relación a los vehículos de doble piso, contrario a la creencia popular, se utilizan en muchos países de todo el mundo para viajes de media y larga distancia: "En nuestra región, además de en la Argentina, circulan en Chile, Bolivia, Perú, Brasil, Paraguay, Colombia y Ecuador. También en México y Canadá, incluyendo viajes entre algunas de las principales ciudades de los Estados Unidos. En Europa, son comunes en Alemania, Bélgica, Holanda".

Con respecto a la incidencia de los vehículos de doble piso en accidentes de tránsito en la Argentina, dijeron: "Las estadísticas ubican a los buses que conforman el servicio público de larga distancia por debajo del 1%, un porcentaje que, a partir de la constante incorporación de nuevas tecnologías, sumado a la capacitación de conductores, mejora año a año.

Destacaron, además, que desde el año 2008 los ómnibus de larga distancia que conforman el servicio público se transformaron en el primer medio de transporte en la Argentina en incorporar limitadores electrónicos de velocidad; sus chasis y motores son provistos por las más importantes compañías automotrices del mundo y el diseño de sus carrocerías es aprobado por los máximos organismos públicos de seguridad en la materia.

"Lamentablemente, cuando un colectivo participa en un siniestro vial, todo lo que podamos decir sobre el trabajo y esfuerzo realizado resulta naturalmente insuficiente y genera incertidumbre en la ciudadanía. Frente a ello, el único camino posible es continuar trabajando en pos de construir rutas y calles más seguras. Un desafío que involucra a todos los actores, a los ómnibus, pero también a los autos y los camiones; a los Estados naciones y provinciales quienes deben garantizar una infraestructura vial en condiciones y por último pero igual de importante, al pasajero, quien solo tiene una obligación en materia de seguridad: utilizar el cinturón. Una norma que lamentablemente quien viaja en ómnibus muchas veces descuida", completaron.

Una mujer continúa internada en estado crítico

Una pasajera de 48 años continúa en estado crítico a causa de un traumatismo craneoencefálico que sufrió por el vuelco del ómnibus, según el último parte médico difundido esta mañana por el ministerio de Salud bonaerense. La mujer fue trasladada ayer al hospital San Martín de La Plata debido a un trauma de cráneo y contusión de lóbulo frontal izquierdo, traumatismo torácico severo y fracturas costales. Continúa con asistencia respiratoria mecánica y en coma farmacológico.

En tanto, la mujer de 65 que sufrió la amputación de su brazo izquierdo se encuentra estable y presenta buena evolución, al igual que la paciente de 66 años que sufrió un trauma craneoencefálico leve, por lo que continúa en observación en sala de emergencias a la espera de su traslado a una sala común.

En el hospital de Chascomús sólo quedaban internadas dos personas, que serán derivadas en las próximas horas a otros hospitales cercanos a sus domicilios, según pudo saber LA NACIÓN.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.