EE.UU le abre la puerta a una Internet de dos velocidades